Doctor Sueño ★★★

Octubre 30, 2019

Crítica de la película Doctor Sueño

Mejor de lo previsto, decae en su desenlace víctima del exceso de mimetismo con El resplandor.

Secuela innecesaria de la película de Stanley Kubrick, hace sus primeros movimientos con cierta solvencia y habilidad para configurarse como una buena propuesta de cine de terror, ajeno eso sí a los sustos que quizá espere la gente. Es más sólida de lo que cabía temer después de ver su tráiler, que por otra parte merece pasar a la historia como uno de los peores tráiler del cine y no le hace ningún honor a lo que podemos encontrar en la película.

Funciona correctamente en el primer y segundo acto, e incluso tiene el valor de distanciarse del cine de susto más gratuito que me temo pueden esperar -equivocadamente- algunos espectadores. En eso respeta en cierto modo el tono de El resplandor que se apartó del terror más convencional para buscar lo inquietante jugando a la contra del terror superficial de susto facilón. Incluso me parece positivo que en sus primeras escenas Doctor Sueño haga una especie de declaración de principios e independencia de la película de Kubrick presentando el personaje de Rebecca Ferguson. Y aprovecho ya para decir que la actriz es lo mejor de la película, el motor de la misma, y su personaje tiene por sí mismo interés suficiente como para que en lugar de habitar una secuela de El resplandor contaran su propia historia y la de su grupo de colegas. Aunque tampoco es que con este grupo de antagonistas Doctor Sueño sea una innovadora porque en 1987 Kathryn Bigelow ya nos presentó unos vampiros de neowestern en su película Los viajeros de la noche en los que es difícil no pensar cuando vemos a Ferguson/Rose y su grupo.

Warner Bros. ha adelantado el estreno de Doctor Sueño, secuela de El Resplandor que dirige Mike Flanagan con Ewan McGregor, Jacob Tremblay y Rebecca Ferguson como protagonistas.

Warner ha hecho oficial su nuevo calendario de estrenos y ha habido varios casos interesantes relacionados con DC Comics que han eclipsado el resto de noticias, pero no conviene olvidar que la compañía tiene un sólido mercado en el cine de terror, con el universo Expediente Warren o It entre ellas, y ahora con la llegada de Doctor Sueño, secuela de El Resplandor basada en la novela de Stephen King que sigue la historia de Danny Torrance, el hijo del personaje que en cine interpretó Jack Nicholson en la primera película.

El director Mike Flanagan anuncia el final del rodaje de Doctor Sueño, la secuela de El Resplandor.

Hay gente que no quiere ni oír hablar del proyecto y otra que está entusiasmada con la posibilidad de ver una secuela de El Resplandor. Una secuela que no se han sacado de la manga Warner, sino que está basada en la novela Doctor Sleep, secuela en papel del propio Stephen King que Warner decidió llevar a la gran pantalla con Mike Flanagan como director y Ewan McGregor dando vida a Danny Torrance de adulto, explorando sus dotes sobrenaturales que ya veíamos en la primera película.

El actor Ewan McGregor en negociaciones finales para ser Black Mask en Birds of Prey.

Parece que por fin tenemos villano para la película de superheroínas de DC que liderará Margot Robbie y que además parece confirmar finalmente su fecha de estreno para el 7 de Febrero de 2020.

Son of a Gun ***

Mayo 27, 2015
Julius Avery debuta como director de largometrajes, con esta acelerada película sobre robos rocambolescos. El resultado es un filme un tanto irregular en su desarrollo, aunque aporta buenas sensaciones de cara a la futura carrera del director australiano.

Si hubiera que escoger un sentimiento respecto a Son Of A Gun, este sería el de la confusión. La extrañeza que conlleva tal efecto se impone con fuerza a lo largo de las secuencias iniciales de esta obra. Así, y según los prolegómenos de la cinta, parece que la movie va a ser una crónica penitenciaria en un primer acercamiento, con peleas en el patio y violaciones en las duchas. En ese contexto es como se encuadra la presentación del personaje que interpreta Brenton Thwaites: un chico descarriado que responde a las iniciales de JR, el cual ingresa en la cárcel por un periodo de seis meses, debido a un supuesto delito de pequeña gama. Un boy con aspecto salvaje y determinado, que se muestra como carne de cañón a los ojos de los matones más sádicos del penal.

Sin embargo, pronto adquiere una presencia protagónica el misterioso papel al que da vida el escocés Ewan McGregor: un hampón con una larga condena de por medio, que acredita el nombre de Brendan Lynch.

Hasta llegar a ese momento poco o nada se ha explicado respecto a JR y Brendan (ni siquiera se tiene información alguna de sus faltas con la ley), lapsus que genera una especie de desasosiego en el espectador: malestar que tiene más que ver con la exasperación por el olvido, que con el verdadero interés por comprobar adónde quiere llegar el cineasta. No obstante, Avery repara pronto este error –aunque solo a medias-, al concretar la naturaleza del acercamiento del hombre al que encarna McGregor hacia el ingenuo chaval con los rasgos de Thwaites.

Ese periodo de la cárcel es quizá el que peor está reflejado en la cinta: expuesto con fotogramas de rancia violencia penitenciaria, sin chispa ni inquietud. Un efecto que pone al descubierto las carencias del filme.

Más entonada está la parte que transcurre fuera de la institución de máxima seguridad, ilustrada con la huida del penal y el asalto a una fábrica de lingotes de oro. Sin embargo, el largo es incapaz de aumentar sus expectativas de la manera adecuada. Y todo por culpa de un guion que solo ofrece bosquejos desgarrados de cada uno de los personajes, cuyas existencias no logran la comprensión adecuada en ningún instante. Ni siquiera la relación amorosa que mantienen JR y una prostituta llamada Tasha (Alicia Vikander) alcanza una mínima cota de verosimilitud.

Todo ello hace que Son Of A Gun se perciba con bastante escepticismo, y que el trabajo de los actores esté afectado por tal confusión general. Un elemento de despiste que enfatiza la inadecuada elección de Ewan McGregor, para caracterizar a un individuo que no se ajusta a sus características físicas; ya que el británico posee unas facciones demasiado delicadas, lejos de las cicatrices de un delincuente como Brendan Lynch.

No obstante, Avery sí que exhibe un agradable pulso en las escenas de acción, donde el oceánico parece inspirado creativamente por el cine de Michael Mann.

 

Jesús Martín 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine