Falcon y El Soldado de Invierno ★★★

Crítica de la serie Falcon y El Soldado de Invierno

Entretenida pero demasiado inconsistente al final.

      Sé que con esta crítica me voy a granjear el odio de muchos seguidores de Marvel que adoran la franquicia Capitán América y todos los productos y proyectos de Marvel pero a estas alturas se trata de ser honestos, y en Falcon y el soldado de Invierno se nota demasiado que la serie tiene dos padres y dos estilos. Dos direcciones en las que quiere ir todo el tiempo lo que provoca que la serie quede siempre incompleta, fraccionada, dividida entre sus múltiples direcciones. Malcolm Spellman fue el guionista inicial, el padre de la serie, pero a mitad de producción se incorpora Derek Kolstad, quien lleva la serie por otros derroteros, buscando ser más directa, más dirigida al thriller. Y muchas tramas se perdieron por el camino.

      Tras los eventos vividos en Vengadores Endgame (si no la han visto dejen de leer, esto puede traer SPOILERS), Falcon, Sam Wilson, quiere seguir siendo quien era, por lo que no se siente muy inclinado a tomar el manto de Capitán América que le han legado junto al escudo. Sigue siendo Falcon y trabaja para el gobierno mientras Bucky Barnes, el Soldado de Invierno, intenta rehacer su vida, asediado por los recuerdos de lo que hizo cuando no era él mismo. En ese caos que viven ambos, aparece un grupo terrorista, sin patria ni bandera, de aquellos que regresaron tras años desaparecidos, dispuesto a hacer entender a la fuerza a los gobiernos que no pueden olvidar a esta gente.

Falcon 2

      Por supuesto que Anthony Mackie como Falcon y Sebastian Stan como El Soldado de Invierno conocen sus papeles a la perfección, y presencias como Wyatt Russell son bienvenidas. Pero incluso con el maltrato del guión, son Emily VanCamp y Daniel Brühl los que roban la serie con su presencia, igual que Florence Kasumba o Carl Lumbly en un papel desaprovechado que prometía mucho y acaba siendo un cameo. No brilla tanto la líder del grupo terrorista, Erin Kellyman. Un error de casting, la verdad. Pero no son ellos el problema. Ni tampoco lo es la dirección o el presupuesto más que aprovechado. Hay momentos de acción sensacionales de inicio a fin. El problema es el guión.

      Parece que Spellman y Kolstad tenían ideas e intereses distintos. El primero plantea cosas que el segundo ignora, temas como ese señor japonés con el que hace amistad Bucky, los problemas de la familia de Wilson, el personaje de Lumbly… y todo para aprovechar y ridiculizar a un personaje como Zemo o no explotar nunca al personaje de VanCamp como es debido. Cuando la presencia de Julia Louis-Dreyfus logra robarte la serie, es que algo falla. Y es ese tirar siempre en direcciones distintas. Y así historias muy interesantes de ser bien desarrolladas, quedan completamente descolgadas y no avanzan, entre chistes y momentos demasiado vacíos. Es una serie entretenida, pero me deja la sensación de que podía haber sido más, mucho más. Que debía haber sido más El Soldado de Invierno y menos Ant-Man.

                                                          Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión