Imprimir esta página

Heels ★★★★

Agosto 05, 2021 120
Valora este artículo
(0 votos)

Crítica de la serie Heels

Una carta de amor al wrestling local y un drama familiar magníficamente escrito.

      Eso es lo que propone Heels, la nueva serie liderada por Stephen Amell, actor que no podía haber elegido mejor proyecto para alejarse de la sombra de Arrow, esa serie que protagonizó durante ocho temporadas y con la que todo el mundo le asocia, para bien o para mal. Además a su lado está Alexander Ludwig, otro actor que ha estado ligado muchos años a una serie, Vikingos, y cuya imagen se asocia, en menor medida eso sí, a ella. Juntos no sólo tienen una maravillosa química en pantalla como hermanos, sino que exploran facetas que sus anteriores personajes no les habían dejado explorar, algo que beneficia especialmente a Amell en esta ocasión, con su mejor papel hasta la fecha.

      El mundo de la lucha libre, o wrestling profesional, tiene un culto que es especialmente fuerte en el sur estadounidense. Allí, los luchadores se convierten en héroes o villanos locales, sin importar tanto la fama y el dinero como el espectáculo, la gloria dentro del cuadrilátero y las historias que allí se generan. Es el lugar donde dos hermanos lidian con sus egos, con sus problemas familiares y personales, y con la necesidad de darle al público lo que quiere ver cada semana, siendo uno un “Face” o héroe, y el otro, el mayor, que además se encarga de escribir todas las historias y crear la narrativa de los combates, un villano o “Heel”, que es lo que da título a la serie.

Heels 2

      Porque lo importante se cuece tanto dentro como fuera de ese cuadrilátero, entre los hermanos y la gente que les rodea, ya sea la esposa e hijo del mayor, la nueva pareja del joven (que también lo es dentro de la narrativa de los luchadores), la madre de ambos, la promotora de la lucha libre o el resto de luchadores. La serie liderada por el buen hacer de Amell y Ludwig nos muestra personajes de carne y hueso, que se esconden tras la fachada de la lucha libre para ocultar sus defectos y sus miserias, sus derrotas y sus victorias en la vida real. Aquí podemos destacar a la siempre brillante Mary McCormack, a la cantante reconvertida en actriz Alison Luff o a una grata sorpresa, Kelli Berglund, cuyo personaje se convierte en uno de los imprescindibles de la serie.

      Heels no tiene miedo de asomarse a lo que esconden todos los personajes, pero lo hace con naturalidad. Ni son monstruos ni son héroes. Son personas de lo más corriente que, por uno u otro motivo, deciden enfrentarse en el cuadrilátero cada semana, para olvidar por un momento, por ejemplo, que tienen problemas en el trabajo, el amor, la familia o todo a la vez. Problemas muy humanos, muy cercanos, con los que cualquiera puede identificarse. La serie nos muestra un grupo de personajes cuyas caretas caen con facilidad para mostrarnos a los hombres y mujeres que realmente habitan en estos luchadores profesionales. Y lo hace con humor, madurez e inteligencia, sin abusar nunca del espectador. Con uno de los dramas más sólidos del año en televisión.

                                          Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Jueves, 05 Agosto 2021 16:30
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)