Crítica de la serie La Maldición de Bly Manor

Mike Flanagan cambia completamente de registro para esta secuela espiritual de La Maldición de Hill House.

      ¿Para qué repetir exactamente lo mismo si ya lo has hecho? Incluso aunque lo que ya hiciste supusiese un éxito arrollador entre la audiencia y la crítica, incluso si los fans te piden que repitas la jugada y  todo el mundo espera que hagas más de lo mismo. La segunda temporada de la serie antológica de terror de Netflix, que dio comienzo con La Maldición de Hill House, quiere jugar a algo completamente distinto y lo consigue. Sí, tenemos una nueva casa, maldita y llena de fantasmas (o fantasma, ¿quién sabe?) pero el tono, el desarrollo, el estilo visual y hasta la época son completamente distintos a lo que su creador, Mike Flanagan, nos había mostrado. Y eso hace que esta “secuela” sea tan buena como la anterior.