Divertida comedia donde destaca ante todo su reparto. Especialmente, cómo no, Maggie Smith como el personaje del título, una actriz a la que podríamos ver leyendo la guía telefónica y aun así disfrutar. Smith se convierte en el alma de una película con mucho sentido del humor, pero sin olvidarse del drama que vive el personaje, y que cuenta una historia basada en hechos reales, los vividos por el autor del guión, Alan Bennett, que a la vez es el personaje central de la historia, el narrador de la misma desde su peculiar punto de vista, uno doble que ve los hechos como sucedieron y a la vez como podían haber pasado si su propia figura hubiese actuado de otra forma…

La historia nos muestra los años que el autor pasó en su vivienda con una mujer vagabunda viviendo en su patio, donde había aparcado su furgoneta. Una presencia extraña, con problemas mentales, única, a veces perturbadora, a veces divertida, siempre extraña, que cambió la vida de un barrio que la observaba con recelo, pero del que acabó convirtiéndose en pieza imprescindible, pese a su mal humor, su carácter abusivo, sus respuestas insultantes y su comportamiento un tanto peculiar (hay un par de chistes escatológicos bien plantados en la película que funcionan porque no se abusa demasiado de ellos). Tanto es así, que la vida en el tranquilo barrio residencial, no se comprende sin la presencia de esa mujer, ni tampoco la vida de ese escritor apocado y con poca personalidad que va cambiando gracias a ella…

Para eso, la clave son los actores, por supuesto empezando por esa Maggie Smith soberbia, dando otra lección más de interpretación, con el punto justo de ternura en un personaje prácticamente insoportable, como para hacerla imprescindible en la vida de esos vecinos. Su química con Alex Jennings, que da vida a Bennett, es magnífica y el corazón de la película, esa extraña amistad que surge entre ambos. Pero hay nombres importantes en el reparto que no conviene olvidar, como Jim Broadbent, Claire Foy, Frances de la Tour, Sam Spruell o Dominic Cooper en un pequeño papel. Es el apoyo perfecto para los dos protagonistas y da mucha solidez a la historia.

El problema, finalmente, es que la historia es la elongación de una mera anécdota. Una señora que sólo posee una furgoneta se muda al barrio y acaba aparcando y viviendo en el patio de un vecino. El intento de trasfondo, de dar un pasado, una vida real, al personaje, no funciona. Es intranscendente, tanto el personaje del pueblo, como el tema del convento o el propio inicio de la película, con el accidente. Todo es simple relleno y no termina de cuajar, mientras que el tema musical, que es donde está la miga, no termina de ser explotado para dar dimensión al personaje. Es divertida, derrocha humor, ternura y cariño por sus personajes, pero no termina de tener alma por completo. De ser algo realmente especial. Es buena, sin duda, y merece la pena verse, aunque sea solo por su brillante actriz protagonista. Y por las risas.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 03 Mayo 2016 10:49
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp