Un Pedacito de Cielo **

Jesús Usero Agosto 29, 2013

Kate Hudson sigue su carrera de comedias románticas facilonas. Esta vez con tintes de drama que convierten a la película en una revisión de Noviembre Dulce, aquella otra película con Charlize Theron y Keanu Reeves, o incluso Amor y Otras Drogas. Ya se imaginan a lo que me refiero, enfermedad grave que forma parte de la trama y del romance, aunque ni es tan divertida como la segunda, ni tiene a Theron de protagonista como la primera. Sin encanto ni fuerza, más allá de un par de momentos bien elaborados, un magnífico reparto y ciertas agallas con la historia que quiere contar. Que no está nada mal en los tiempos que corren.

Kate Hudson, desplegando sonrisa angelical, da vida a una joven con éxito en lo profesional, aunque en lo personal es incapaz de comprometerse con ningún hombre. Hasta que le dan la noticia de un cáncer de colon muy desarrollado que hace peligrar su vida. Ahí se replanteará su vida, sus relaciones con familia y amigos y puede que incluso llegue a conocer al verdadero amor. Se imaginan la película, ¿verdad? No hay que ser ningún genio, porque la hemos visto una y mil veces. Pero hay demasiadas cosas que no encajan en el guión y no voy ni a empezar por la enfermedad de la protagonista. Como alguien que ha vivido de cerca la enfermedad que padece la protagonista, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, empleada para contar que la niña tiene cáncer de culo. Y, ojo, no me malinterpreten, no estoy en contra del humor. Creo que es sanísimo para superar esos malos tragos. Pero, por el amor de dios, documéntense un poco, señores… Para que no dé vergüenza ajena.

Previsible, como decía, y a ratos ridícula, con demasiadas pretensiones para una película que a ratos es una comedia romántica y a ratos un drama sobre la enfermedad y la muerte, la religión y la familia. Y sobre todo el amor. El reparto se defiende como puede de un guión plagado de tópicos (la madre, las amigas, el desarrollo de la enfermedad, el amigo gay, las peleas de pareja, el perro, el padre ausente… ni en un telefilm) y siempre da algo de lustre ver nombres como Kathy Bates, Treat Williams, Lucy Punch o un sensacional Peter Dinklage intentando salvar los muebles (el actor de Juego de Tronos tiene, además, la mejor secuencia de la película, la más loca y divertida). La pena es Gael García Bernal, que parece más perdido que un pulpo en un garaje. No es una película para él…

Quienes no quieran spoilers que paren un momento y no sigan leyendo. La película también tiene el valor de acabar lo que promete. Con optimismo, pero sin milagros de última hora. Se agradece y da algo de seriedad al conjunto, que se ve con facilidad pero que hemos visto tantas y tantas veces ya, punto por punto, que cansa un poco. No sale casi nunca de la mediocridad. Y eso es de lo peor que se puede decir de una película. Lo dicho, a caballo entre Amor y Otras Drogas y Noviembre Dulce, con un punto comedia de Kate Hudson. Para muy seguidores de la actriz.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Jueves, 05 Septiembre 2013 08:51