Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Simpática película con una siempre sensacional Helen Mirren. Basada en un libro de Richard C. Morais, una de las cosas que más llaman la atención de Un Viaje de Diez metros es su guionista, Steven Knight, mucho más conocido por sus retratos de los bajos fondos y el mundo del crimen británico (Promesas del Este, Redención, la serie Peaky Blinders…) o por sus trabajos más experimentales (la brillante Locke), que por su talante cómico o más amable. Pero aquí se lanza a escribir una historia llena de humor, choques culturales y alta cocina, dirigida por alguien con bastante experiencia en estas lides, Lasse Hallström, y aprovechando ante todo a la siempre genial Helen Mirren.

La película tiene una sencilla historia, la de una familia hindú que lleva media vida moviéndose por el mundo, de la India a Londres, de Londres a Francia, donde un accidente les lleva a detenerse en un pequeño pueblo francés. Ligados a la cocina y con un hijo con un talento especial para la misma, montan un restaurante justo frente al de una mujer que tiene el buen gusto por bandera… y los malos modos. Quizá unirse sea el único modo de sobrevivir para ambos… Es una historia amable y sencilla, llena de buenas intenciones, romance, cariño por la cocina y los personajes, mucha ternura y no recomendable verla con el estómago vacío, porque entra hambre sólo de observar lo que cocinan.

Sin duda la mayor virtud de la película es su reparto, encabezado por Mirren, aunque el verdadero protagonista de la película es Manish Dayal, el cocinero dividido entre dos mundos, entre dos culturas y entre dos vidas. Suyo es el viaje de 10 metros, suya es la historia romántica principal y en sus ojos se ve el viaje del personaje, como en los de su padre, al que da vida Om Puri. Sus duelos con Mirren, haciendo de francesa elitista, tienen mucha miga. Sin olvidarnos de Charlotte Le Bon, que recuerda a una joven Paz Vega francesa y con ojos de dibujo animado. Gran reparto, sólidos actores para vender la historia.

Como sólida es la dirección de Hallström, aunque recuerde mucho a Chocolat, otra de sus películas. Y no es malo el guión de Knight, aunque se le nota algo fuera de su territorio más conocido. Que es el mayor problema de la película. Hay demasiadas historias, demasiadas tramas abiertas y algunas son abandonadas casi antes de presentarse (la trama del racismo, los otros hijos de la familia, el nuevo romance de Le Bon…) como si quisiera mezclar demasiados ingredientes y el plato terminase recargado. Excesivo en su duración y sin centrarse en las historias más interesantes, que a veces son abandonadas sin más. Claro, le falta mala uva, le falta cinismo. Y le sobra ese tono paternalista que tantas veces usan los ingleses con los personajes indios. Cosas de la culpa. Pero no es de ese tipo de películas. Es cine para hacer sentir bien al espectador, sacar alguna sonrisa y hacernos disfrutar un rato. Y lo consigue de sobra. Y está Helen Mirren.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 10 Octubre 2014 22:58
Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.