Angelina Jolie firma una emotiva película, construida a partir de un guion escrito por Ethan y Joel Coen (quienes se han basado en la homónima novela de Laura Hillenbrand).

La figura de Louis Zamperini (Nueva York, 1917- Los Ángeles, 2014) llegó a ser una especie de Superman, para la mayoría de los estadounidenses nacidos durante la primera mitad del siglo XX. Este hombre de 1,75 de estatura no solo fue capaz de rebañar una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 1936, celebrados en el Berlín de Hitler; sino que también sobrevivió a un sinfín de privaciones, tras ser capturado por las tropas japonesas en la Segunda Guerra Mundial.

Con tales argumentos, resulta más que lógico que Angelina Jolie se muestre como canibalizada por el mito de Zamperini, al que otorga la omnipresencia de los héroes sin mácula alguna. Un homo sapiens que escapa a la aparente normalidad con la que la esposa de Brad Pitt intenta explicar su ascenso a las alturas de la resistencia, y que acaba sucumbiendo ante un retrato algo vacío de contenido.

La aún poco fogueada directora narra la existencia del protagonista a base de continuos flashbacks, en los que el espectador toma constancia de la manera en que comenzó a forjarse el espíritu de este corredor de fondo, al que dota de físico el inglés Jack O’Connell (300: El origen de un imperio). Sin embargo, las pinceladas no escarban en el interior del italoamericano, y caen en los almibarados matices de los estereotipos de granito.

Por tales motivos, e independientemente del ritmo algo cansino con el que la cineasta de En tierra de sangre y miel dibuja al atleta y soldado, lo que realmente lastra la evolución del guion es la ausencia de singularidad en la construcción de los personajes.

Sin posibilidad de distinguir individualidades dentro de la galería de compañeros que sufren con Zamperini, Jolie opta por enfatizar en demasía los obstáculos que debe superar el joven Louis. Barreras cargadas de emoción que se concretan en la zona media del metraje a través de la rivalidad -casi en clave a lo Feliz Navidad Mr. Lawrence- que el neoyorquino sostiene con el encargado del penal militar (un tipo sádico y borroso, al que se conoce como El pájaro).

Muchos se acercarán a ver Invencible por los posibles vasos comunicantes (más bien estimulados por la coincidencia de la situación y el periodo histórico) con la mítica cinta El puente sobre el río Kwai; pero la obra de Angelina no goza de la facilidad con la que Lean podía excitar los sentidos. Aunque, si hubiera que buscar un par de películas con las que hermanar esta epopeya bélica basada en hechos reales, estas bien podrían ser las recientes Un largo viaje (la crónica de Jonthan Tepliptzky rodada en 2013, e interpretada por Colin Firth) y Rescate al amanecer (largo elaborado por el alemán Werner Herzog en 2006, relativo a la odisea de un piloto estadounidense, que casi pierde la vida en su obsesión por huir de un campo de prisioneros situado en una isla de Japón).

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 20 Enero 2015 11:32
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp