El Francotirador ★★★★★

Crítica de la película El Francotirador

Cine con agallas, la mejor película de Eastwood en mucho tiempo.

Por lo menos desde Cartas desde Iwojima, si no antes. Parece que el parón creativo del director le ha sentado de lujo a su cine, y, aunque en septiembre nos llegó el fallido musical Jersey Boys, parece que estaba guardándoselo todo para El Francotirador, una película que ha arrasado en la taquilla americana como pocas lo han hecho en los últimos tiempos (a la hora de escribir estas líneas llevaba más de 307 millones sólo en Norteamérica), y que se ha convertido en la de mayor éxito para su director en toda su filmografía, aunque también ha levantado una enorme polémica entre el público americano que ha acusado, una parte de él al menos, a su protagonista real, Chris Kyle, y a la película poco menos que de asesinos y de fascistas. Creo que alguien ha malinterpretado el tema de la historia y la propia película en sí. No estamos ante la historia de un asesino, estamos ante el descenso a los infiernos de un hombre, ante la crueldad del conflicto armado, sea donde sea, y ante lo que la guerra es capaz de hacerle a cualquier persona, por muy buenas intenciones que ésta tenga.

He de mencionar que, aunque considero a Clint Eastwood un genio, su cine casi nunca termina de gustarme como debería. Tiene películas magistrales que me encantan (Cartas desde Iwojima, Sin Perdón, Mystic River…) pero no soy fan. A veces me parece demasiado blando (Gran Torino, y si tienen dudas, vean la genial Harry Brown, con Michael Caine) y otras no termina de engancharme. Ojo, como espectador subjetivo, como crítico objetivo, repito, me parece un monstruo detrás y delante de las cámaras. Tiene que ver con gustos y no con la calidad de su cine. En El Francotirador me he encontrado con una de esas películas sensacionales que el director nos dedica de cuando en cuando y que se te quedan grabadas dentro, a poco que sepas separar el polvo de la paja y no te quedes sólo en la superficie. Sí, es la historia de un francotirador, el que mayor número de bajas ha causado en la historia del ejército de Estados Unidos, sí, es una película violenta, sangrienta y cruda que nos muestra lo salvaje que es una guerra. Y no, la película no juzga a su protagonista, ni fuerza las cosas. Deja que sucedan y que seamos nosotros quienes juzguemos si Chris Kyle era un héroe, un villano o simplemente un hombre que no sabía cuándo retirarse a tiempo.

Apuesten por la última, por favor. Hay una frase al inicio de la película que demuestra de lo que realmente va la historia, la explicación que el padre de Kyle da a él y su hermano (un hombre recto, pero justo) sobre los tres tipos de personas que hay en el mundo, lobos, ovejas y perros pastores. Y cómo algunos creen que el mal no existe, pero el mal existe y es deber de los perros pastores proteger a las ovejas de los lobos. Esa frase quedará grabada en el personaje y determinará quién va a ser, en quién va a convertirse, a lo largo de los años que vendrán. Sobre todo una vez se incorpore al ejército y demuestre que su verdadero talento (como ya aventuraba su padre) sea el de ser un cazador. Un francotirador. Y sí, la película tiene una estructura de thriller de acción, con escenas que recrean el conflicto en Irak, sin plantearse realmente nunca si era justo o no, si Estados Unidos debía haber invadido el país o no. Simplemente, la película no va de eso. La película analiza lo que ese conflicto deja como secuela en el corazón de un hombre.

Quizá no tenga ninguna posibilidad en los Oscars, sobre todo porque hace de tipo normal y corriente, arrastrado por las circunstancias. Pero qué pedazo de interpretación se marca Bradley Cooper como Chris Kyle. Qué sutil, llena de matices, vigorosa y auténtica. Cómo nos muestra el viaje del personaje, perfectamente orquestado por el guión y un soberbio director, para mostrarnos cómo aquél convencimiento de que está luchando por su país, queda borrado según pasan los años, para perderse y dejar simplemente el sentimiento de proteger a los suyos, al soldado que está a su lado. Salvar más vidas de los suyos. Salvarlos a todos. Algo imposible que será lo que le lleve a perderse y casi perderlo todo. Ojo a Sienna Miller y su interpretación también, injustamente olvidada en los premios y nominaciones. Con la fuerza de un ancla para salvar a su marido. Ambos son el núcleo de la historia y el corazón de una película con mucha tela que cortar y mucha miga. No es postureo lo de El Francotirador. Son agallas de no amilanarse ante el qué dirán. Sus actores también entienden eso. Además de las vibrantes secuencias de acción, Eastwood sabe exprimir a sus actores y dejar que la naturalidad fluya, que la historia nos lleve al punto donde el director quiere dejarnos meditando. Ese final sutil, sencillo y tan irónico que asusta (cuando la vean discutimos sobre esa tremenda ironía del azar, sobrecogedora). Y deja en los créditos finales imágenes de archivo para no ser él quien ponga la nota final, sino la realidad y la opinión que de todo ello se haya creado el espectador. Digan lo que digan, El Francotirador es una película antibelicista, que demuestra en qué se puede convertir un ser humano, y cómo queda por dentro cuando no es capaz de abandonar la trinchera (esa escena frente al televisor, ese momento en el bar…). No, no defiende las acciones de Chris Kyle, pero tampoco las critica. Nos deja elegir. Nos deja pensar en lo devastador que es quitar una vida o cien, incluso para el más justo de los mortales. Lo que hace a las familias. Eastwood, digan lo que digan algunos, sale vencedor y nos presenta una de esas películas que no olvidaremos con facilidad. Cine en estado puro.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Domingo, 27 Enero 2019 19:40
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp