Sinister 2 **

Miguel Juan Payán 31 Oct 2015
Secuela irregular y oportunista. Recomendada para incondicionales de Boghuul.

Boghuul es un personaje que tiene mucho más recorrido del que finalmente le están dejando tener en esta saga. Lo dije cuando comenté la primera entrega, e insisto ahora. Un demonio de estas características merece su propio largometraje como protagonista, en lugar de aparecer como antagonista. Ese personaje y el tema de las películas y los niños son lo mejor de esta secuela, como ya lo fueron de la primera película. Lástima que, aunque aquí explotan algo más el asunto, todavía no han invertido el protagonismo y han dejado a las víctimas humanas como personajes secundarios, para darle todo el protagonismo al demonio, que como monstruito del terror moderno y actualización de pesadillas infantiles tiene muchas posibilidades. Dicho esto, lo siguiente que más me ha convencido de la película es Shannyn Sossamon. La hemos visto recientemente en la serie Wayward Pines y está como antagonista que ha mejorado bastante la serie Sleepy Hollow en su tercera temporada. En el reparto de Sinister 2 es el único faro ante la cámara, el punto fuerte. De hecho, es interesante la historia de esa madre huyendo con sus dos hijos de una amenaza lamentablemente muy real y cotidiana, que se tropieza con Boghuul. Deberían haber tirado por ahí, desarrollar más esa alternancia entre el terror real y el terror sobrenatural. Ahí estaba la película. Lamentablemente no lo centran en ese asunto y prefieren perderse dándole el protagonismo ya de partida al ex policía de la película anterior, que no debería haber sido más que un nexo de unión entre las dos películas, una manera de tender un puente de continuidad entre ambas. Él no debería ser el protagonista en detrimento de la madre y los críos doblemente amenazados. El personaje del ex policía y el actor que lo interpreta, James Ransone, son el punto más débil de esta propuesta, y al estar como protagonista, haciendo descansar el peso del relato sobre él, toda la película se resiente y tiene hacia la debilidad.

A ese error de argumento y protagonismo débil se une el hecho de que esta película, como le ocurriera a Insidious 3, es una maniobra excesivamente descarada de oportunismo secuelista que no por ser habitual en el cine de explotación es más solvente. La historia de las secuelas ha demostrado sobradamente que sólo las continuaciones que plantean cambios de peso en la estructura o protagonismo respecto a la película original y buscan su propia personalidad pueden salir adelante y ganar interés a los ojos del espectador. La mera explotación de todo lo narrado previamente no suele conducir más que a un callejón sin salida que además suele cometer el error de abundar en los mismos fallos o puntos débiles de la película precedente sin aportar nada nuevo que revigorice la propuesta. Eso es lo que le ocurre a esta Sinister 2 en todo su metraje, donde además se echa en falta la presencia de Ethan Hawke, que era uno de los puntos fuertes de Sinister.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 08 Diciembre 2015 23:36
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp