Schwarzenegger lidera esta peculiar historia de zombis. O quizá mejor deberíamos decir infectados, porque no sería justo del todo hablar de muertos vivientes en esta película, que en su argumento de horror y ciencia ficción encierra en realidad la historia de amor de un padre y su hija, un hombre dispuesto a lo que sea por poder pasar los últimos días con su hija, le pese a quien le pese. Una historia de bajo presupuesto, intimista, nada grandilocuente, pequeña y centrada en los personajes, en su humanidad, en sus pequeños actos ante un mundo que se derrumba y en el que todos intentan mantener la calma, aunque las emociones estén a flor de piel. Los miedos, el odio, la desesperación… pero también la familia, la decencia…

De hecho, en gran medida el relato podía obviar el tema del virus y los infectados, para hablar de cáncer, sida o cualquier otra enfermedad (evidentemente la película es metáfora de ello), pero prefiere sumar este mundo al borde del colapso para tratar otros interesantes temas. La historia de un padre que lleva a su hija a casa, a la granja familiar, para pasar con ella sus últimos días, en lugar de enviarla a un campo destinado a los infectados. El dolor de un padre que ve cómo su hija se pierde, el miedo de una madre, los vecinos… La escena en la que Schwarzenegger habla con los otros niños sobre por qué los manda lejos un tiempo… define perfectamente el tipo de película que es Maggie.

Vamos, que estamos más cerca de Extinction que de El Amanecer de Los Muertos. Y, aunque Schwarzenegger sea el tirón comercial de la película, la verdadera protagonista es su hija, interpretada por Abigail Breslin, quien hace una encomiable labor, como Joely Richardson. Los tres son el núcleo de la historia, principalmente Breslin, que tiene momentos de sobrecogedora belleza (los campos ardiendo, la pelea, el final…) que ayudan todavía más a empatizar con los personajes, con el drama terrible que viven. Otro acierto es cómo se mantiene la sociedad pese a los infectados, algo no siempre visto (en lugar de un apocalipsis zombi aquí está… controlado, aunque al borde del colapso. Sólo hay que ver esas noticias en la televisión, esa calma tensa con los vecinos…).

El problema de Maggie es que al final en poco más de 90 minutos quiere abarcar mucho (demasiadas historias secundarias), y acaba apretando poco en los aspectos más interesantes. Se le va la fuerza por la boca y tiene algunos bajones de ritmo, por no hablar de un final muy bonito visualmente, pero demasiado… edulcorado. Sin revelar nada a nadie ni hacer spoilers, le falta valor para llegar a la meta. Eso la aleja de ser una gran película, pero no de ser una buena película, distinta, bien interpretada, bien contada en su mayor parte. Pero, repito, sabiendo que vamos a ver un drama, más que cine de terror. Si piensan que esto es una película de muertos vivientes al uso el chasco puede ser monumental. No lo es, de esas hay muchas y Maggie es diferente.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 26 Enero 2016 22:34
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp