La Habitación ★★★★★

Crítica de la película La Habitación

Una poderosa película, una de las mejores del año. Tenemos los Oscars a la vuelta de la esquina y nos van llegando todas las principales nominadas a las categorías de peso, lo que nos deja cada semana una muestra de gran cine al que puede acceder una mayor parte del público (en otras épocas del año este tipo de cine se estrena de forma mucho más limitada). Ahora le toca el turno a La Habitación, un drama con toques de suspense que nos deja fascinados durante sus dos horas de proyección, en lo que son casi dos películas distintas, ambas igual de poderosas, bellas y fascinantes, con unas interpretaciones simplemente portentosas y una historia sobrecogedora, de esas que uno se lleva a casa y medita durante días.

La Habitación es la historia de una madre y un hijo que viven en un pequeño cuarto que es todo el universo del joven, todo su mundo real, porque nada existe más allá de esas cuatro paredes. Pero él sabe aprovechar ese pequeño microverso para, a través de su inocencia y su imaginación, sentirse completo. Pero ni él ni su madre pueden abandonar el cuarto, porque son prisioneros de un hombre que la raptó a ella tiempo atrás. Su lucha por sobrevivir a la locura se convertirá también en una lucha por escapar y enfrentarse a las consecuencias. De ahí ese pequeño toque de suspense, muy bien llevado y perfectamente narrado que nos mantiene al borde de la butaca deseando que el infierno acabe para los protagonistas.

Pero la clave de toda la película es el drama que se genera y la relación entre una madre y su hijo. Una madre que ha hecho todo lo posible por proteger a su hijo, negándole el mundo exterior, pero que también debe asumir las consecuencias de todo ello. Una mujer que, pese al dolor, la rabia y la tristeza, aún guarda fuerzas, las que le da su pequeño hijo. La interpretación de Brie Larson es simplemente prodigiosa, y nos encontramos posiblemente ante la ganadora del Oscar de este año, y es una delicia verla en acción con ese personaje al borde del precipicio, a punto de romperse y desaparecer… pero gran parte de la fascinación que transmite la película se la debemos al joven Jacob Tremblay

En sus ojos cargados de inocencia, de miedo, de imaginación, el mundo dentro de la habitación no es tan terrible, está lleno de una rara belleza de las pequeñas cosas, de aquellas a las que nosotros no les prestamos atención pero que para él son fascinantes. Una extraña poesía que habita sus ensoñaciones y que contrasta enormemente con una historia dramática de una dureza tremenda, no por lo que llegamos a ver, suele intuirse más que enseñarse, sino por lo que imaginamos nosotros, por lo que sucede, por ejemplo, más allá de las puertas de un armario que está cerrado y que plantea dudas humanas y morales (la cosa que más amas del mundo te la da quien más odias del mundo...) que nos dejan sobrecogidos y aterrorizados. Cine especial, elegante y diferente. Pequeño en presupuesto y medios, pero no en alma. Ojo al uso del espacio y la composición del director en el decorado principal… Simplemente magistral. Lo dicho, una de las mejores del año.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 05 Febrero 2019 07:38
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp