Entretenimiento ideal para niños y seguidores de los personajes. Mejor que la anterior.

Más ajustada de ritmo que la anterior película, porque no intenta montarse una historia ni ser lo que no es, sino simplemente acercarse lo más posible –y lo consigue- a las claves de la serie de televisión clásica de estos personajes. Ejemplo de ello son las incorporaciones de Bebop y Rocksteady. Lo malo es que, al mismo tiempo se alejan del cómic original en el que nacieron las Tortugas Mutantes Ninja, pero no se puede tener todo, amigos. De momento, me conformo con que se hayan liberado del lastre de tener que presentar personajes, historia, situaciones, localización, y que vayan directamente a la acción. De hecho, de argumento, es prácticamente un episodio de dibujos animados alargado y con mucho dinero para facilitar el despliegue visual de la traducción del asunto a acción real y actores de carne y hueso.

Y, hablando de actores, sorprende positivamente cómo Laura Lynney, una actriz de lujo, se ajusta con tanto sentido del humor y tanta solvencia a servir el personaje secundario de rigor y se lo pasa tan bien como las propias Tortugas haciendo sus acrobacias. Incluso Megan Fox, que como bien saben quienes me leen, no es precisamente santo de mi devoción, por mucho que reconozca sus indudables atractivos físicos –la escena de la convención con el traje de colegiala es ciertamente buena prueba de los mismos-, me ha convencido más que en la primera entrega, sobre todo porque, como dice mi compañero Usero, con el que en esto coincido, aquí le ha pillado el punto de disparate al personaje de April. Hasta Stephen Amell, otro con el que no suelo estar convencido, sale bien parado del invento, aunque en su caso viene a demostrar, una vez más, que cualquier elemento de la serie Arrow funciona mejor fuera de la serie Arrow. Es que no falla, oigan. Increíble.

El mejor ritmo de narración hace que este dibujo animado en imagen real me parezca un competente entretenimiento. Ya digo, mejor que la primera. Ahora bien, si nos ponemos serios, el asunto no tiene ni pies ni cabeza. Quizá tampoco lo necesita. El guión tiene una sucesión de momentos sonrrojantes a la hora de resolver el ir y venir de los personajes, como el de la entrada de Will Arnett en el laboratorio ultrasecreto para localizar las cámaras, o los devaneos del personaje de Amell, o ese desenlace que con absoluto descaro acaba convertido en una especie de versión resumida y sencillita del esquema de invasión alienígena de la primera película de Vengadores, o la exagerada interpretación de muñeco de dibujos animados de Tyler Perry, que reescribe por su cuenta y riesgo el término “sobreactuación” llevándolo a una nueva dimensión.

Lo más positivo es que han aligerado todo intento de tomarse en serio y han pasado página conformándose con fabricar un competente dibujo animado en imagen real, y así han salido ganando en coherencia y seguro que además harán taquilla y venderán juguetes.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 28 Junio 2016 18:24
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp