Inteligente y divertida sátira basada en hechos reales. Una especie de cruce entre La Gran Estafa y Dolor y Dinero, una película con un tono satírico y de cierta incredulidad sobre no sólo los hechos que narra en la misma, sino también sobre la sociedad actual tal y como la conocemos, sobre el mundo occidental, el capitalismo, el gobierno americano, el negocio de la guerra y la gente que aprovecha todos los recovecos posibles y todas las lagunas legales para llegar al éxito, sin importar lo que pierdan o lo que dejen por el camino, el daño que causen, a los suyos o a desconocidos, o los riesgos que corran. Y también una historia sobre la lealtad o ausencia de ella y la confianza.

Posiblemente se trate de la película, por temática, más madura de su realizador, Todd Phillips, que es conocido por todos por películas como Aquellas Juergas Universitarias, Salidos de Cuentas o, por supuesto, la trilogía de Resacón en Las Vegas. Aquí deja de lado su humor más gamberro, salvaje y descabellado para centrarse en una historia mucho más ácida y sardónica, donde vemos a los personajes introducirse en una espiral de lo que parece un camino a la gloria que poco a poco, por la ambición de ambos, se convierte en una tragedia continua que casi arrastra a los héroes de la historia. En ese sentido, se mezcla el estilo visual de Dolor y Dinero y parte de El Lobo de Wall Street, con la que comparte a uno de sus protagonistas.

La historia sigue a dos tipos, Miles Teller y Jonah Hill, el primero no sabe qué hacer con su vida y el segundo es un tipo que cree que sabe demasiado sobre la vida. Juntos colaboran en un negocio que va creciendo, como El Lobo de Wall Street, con la peculiaridad de que se encargan de vender armas al gobierno americano, como pequeños contratistas, nada serio, pero suficiente para ganar mucho dinero, hasta que encuentran el que puede ser el negocio de sus vidas, sin saber lo que eso traerá a sus vidas. Teller vende su papel con una convicción enorme, como demuestran sus escenas junto a una siempre espectacular Ana de Armas (a todos los niveles, su futuro en Hollywood es muy, muy prometedor).

Hill, a quien mucha gente no traga, hace un papel de tipo bastante insoportable con mucha tela que cortar, excelente. Como también ayuda la presencia de Bradley Cooper, productor de la película, en un pequeño pero jugoso papel. El problema que presenta Juego de Armas es que pese a sus grandes intenciones, a la historia que cuenta sobre cómo maneja Estados Unidos el negocio de las armas y su ejército (el viaje a Irak es maravilloso) finalmente no trae nada realmente nuevo, ni en lo formal, ni en la historia que cuenta. Es buena, está muy bien rodada, es divertida (con un humor, repito, satírico que a veces congela la carcajada) pero luego no llega hasta el final con sus personajes o su historia. Merece la pena verla, mucho, pero no es imprescindible. Eso es lo que le pesa.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Jueves, 20 Octubre 2016 19:17
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp