Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Mala propuesta de fantasía con pobres resultados visuales y mal guión.

No hay otra manera de decirlo. No es un debate. No tiene que ver con el gusto de la crítica o del público. Un pliegue en el tiempo no es una película "fallida". Tiene un guión pobre, mal construido. Tiene una sucesión de encuadres mal concebidos. Tiene un juego de planos y contra planos y saltos de eje que producen cierta sensación de desapego de los artífices de la historia hacia su producto, o una adhesión inexplicable al "todo vale". No es algo agradable de decir, pero hay que decirlo: algo funciona muy mal y es muy raro en la manera en que se despliega esta extraña propuesta donde los momentos mágicos, de fantasía, carecen de magia del cine porque con frecuencia el espectador está siendo sacado de la película por una mala concepción de las imágenes con las que se narra la historia. Es raro, es muy extraño, y hacía mucho tiempo que no se producía un fenómeno como éste.

El tratamiento de los personajes de Oprah Winfrey y sus dos compañeras es involuntariamente disparatado, puro dislate que provoca hilaridad no deseada haciéndonos pensar en una lechuga cuando vemos la transformación voladora del personaje de Reese Witherspoon... Algunos diálogos son realmente malos. Las entradas del personaje de la vecina en la ventana dan una idea de la limitación de propuesta visual que tiene este largometraje. Paso a paso, la fantasía va dejando paso a una extraña propuesta que además tiene un problema de target bastante claro, evidenciando que la concepción del producto tampoco ha estado muy afinada. En algunos momentos es muy infantil, excesivamente infantil. En otros, hacia el final sobre todo, se convierte en una propuesta que se pone seria a nivel más adulto, en una subtrama de explicación del peso de la oscuridad en nuestra psique que es muy interesante, y habría sido una propuesta más curiosa, pero que en esta película resulta siniestra y oscura contrastando con su arranque más para niños. Demasiado oscura para niños al final, demasiado tontorrona al principio para que puedan consumirla los adultos. ¿Qué puede salir mal?

El puzle que integra Un pliegue en el tiempo es inferior a otras propuestas de fantasía para toda la familia a las que le sigue la pista sin conseguir alcanzarlas: La brújula dorada, Tomorrowland, la segunda entrega de la saga de Narnia, El mago de Oz, Alicia en el país de las maravillas… acuden inevitablemente a la mente del espectador, e incluso la propia película cita a Mary Poppins, pero está muy lejos de todas ellas. Muy muy lejos. De hecho, está tan perdida como sus protagonistas, en un mundo lejano y ajeno al parecer para la directora. Y, tengo que insistir, con una resolución y planificación de encuadres y ritmo realmente difícil de entender desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico.

Creo que el material de base en el que se inspira podría haber dado mucho mejor resultado en su paso al cine, pero tal como está presentado aquí, es difícil, sino imposible, de defender.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 16:16
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.