Prince of Persia. Las arenas del tiempo ★★★

Miguel Juan Payán 21 May 2010

Crítica de la película Prince of Persia. Las arenas del tiempo

Prince of Persia, las arenas del tiempo es lo que podríamos denominar una revientataquillas muy completa y conseguida. Quiere esto decir que sus artífices cumplen sobradamente con las perspectivas generadas en torno al proyecto, y será raro que los aficionados a ir al cine a entretenerse y pasar un rato divertido se sientan defraudados por el espectáculo que se les ofrece.

Lo cierto es que mientras veía la película experimentaba la misma sensación de estar recuperando una parte de mi infancia que me asaltó cuando vi por primera vez La momia, La momia 2 o Piratas del Caribe, e incluso, para ser sincero, y a título exclusivamente personal, me lo pasé mejor viendo ésta que Piratas del Caribe, quizá porque es más descarada en sus planteamientos y en ningún momento intenta venderme otra cosa que lo que es: un producto para explotación masiva en todo el planeta, con escenas de acción trepidante, una intriga competente, personajes que rápidamente adoptas como espectador y a los que te apetece seguir viendo las sucesivas peripecias que te proponen los guionistas y paisajes y entornos de carácter legendario, que encajan tanto en una imagen actualizada a los usos, gustos y costumbres actuales de las típicas aventuras de las Mil y un noches rodadas en Hollywood en los años 40 y 50 como a las recreaciones de entornos propios del género de Espada y Brujería tan habituales en el mundo de los videojuegos.

No es que Dastan sea Conan, ni tampoco lo pretende, pero algunas de sus aventuras nos recuerdan los escritos de Robert E. Howard, y por lo que se refiere al videojuego, parece que en líneas generales la adaptación cinematográfica cumple bastante fielmente con las situaciones y personajes allí utilizados, si bien han cambiado algunos nombres y han realizado los pertinentes ajustes en la historia para facilitar su traslado a la pantalla grande.

De hecho, mirando el asunto desde la eficacia y calidad de su reparto (encabezado brillantemente por ese más que competente actor que es Jake Gyllenhaal, que se lleva metiendo al espectador en el bolsillo desde Donnie Darko y tras dar la campanada internacionalmente con Jarhead y Brokeback Mountain, se ha establecido como referente en su generación con Zodiac), y  valorándolo también por los medios de producción aplicados (de hecho una infraestructura de superproducción que recuerda el despliegue visual de Piratas del Caribe), cabe concluir que es una de las más competentes y serias adaptaciones de videojuego al cine que hemos conocido hasta el momento.

Todo lo anterior podría resumirse en dos ideas claves. Al cine la mayoría del personal va a disfrutar, a olvidarse de su vida cotidiana y pasar un rato entretenido entrando en la fábula. Bajo esa perspectiva, Prince of Persia es sin duda una película perfecta.  Ahora bien, si lo que vamos buscando es reflexionar sobre las tragedias cotidianas que tanto suben la audiencia de los informativos, o si buscamos refocilarnos en las miserias que  nos rodean por el mero hecho de ser humanos, recomiendo otra elección en la cartelera, porque esta película es un muy digno espectáculo de evasión, lo que por otra parte la hace interesante, ya que replica fórmulas que llevan aplicándose en el cine desde los tiempos de la etapa muda, cuando la primera gran estrella del cine de acción de Hollywood, Douglas Fairbanks, daba saltos por los decorados de El ladrón de Bagdad, Robin de los Bosques, Los tres mosqueteros, La marca del Zorro o El pirata negro. Sería absurdo y totalmente incongruente pedirle a este largometraje producido básicamente para entretener de manera digna y sin ofender al espectador que se ajustara a suscitar planteamientos de otro tipo. Ninguna película debería ser analizada lejos y al margen de sus objetivos primarios. Contemplada según dichos objetivos,  Prince of Persia es una buena película, en su terreno. Quiere esto decir que aplica la fórmula argumental y narrativa a la que se acoge con habilidad, astucia y gran solvencia, metiéndonos de lleno en el seno de sus intrigas palaciegas, sus trepidantes escenas de acción y su historia romántica, que por ejemplo al contrario de lo que pasaba con  Furia de titanes (me la ha recordado porque comparte con la misma su protagonista femenina, así que al comparación, si bien odiosa, viene al pelo), es suficientemente competente como para que nos la creamos, sin pensar demasiado en ella, como ocurre con todo el resto de lo que ocurre en la película.

No se trata en suma de hacernos pensar sobre nada, porque su objetivo es operar sobre el espectador del mismo modo que una montaña rusa. No en vano su productor, Jerry Bruckheimer, es entre otras cosas el principal valedor de lo que los críticos, han dado en llamar “cine de montaña rusa”. Yo prefiero calificar este tipo de películas como “cine de atracciones”, que es un término que me recuerda los primeros pasos de la historia del cine, aquella época en la que todo estaba todavía por descubrir, pero la norma esencial era deslumbrar al público con momentos fantásticos imposibles como los que proponía George Méliès con su Viaje a la Luna, pero también Giovanni Pastrone con su retroceso hasta los fastos de la antigüedad  de la guerra de Roma contra Cartago en Cabiria, o David Wark Griffith con Intolerancia.

Se trata aquí por tanto de recuperar una de las más dignas funciones del arte industrial que es el cine: divertir y entretener de forma competente y sin insultar la inteligencia del espectador.

Miguel Juan Payán

Modificado por última vez en Miércoles, 09 Enero 2019 13:05
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp