El último Sharknado: Ya era hora ★★★

Crítica de la película El último Sharknado: Ya era hora

Exclusivamente para los más fans de la saga, que la disfrutarán enormemente. El resto, el que pretenda incorporarse a la sexta y última entrega de la saga de tiburones más demencial de la historia, puede que llegue tarde, a pie cambiado y sin tener ni la más remota idea de lo que va a encontrarse. Esos, esos pocos, puede que se queden de piedra con el humor absurdo y las barbaridades que van a ver en la gran pantalla. El resto, los que llevan ya cinco películas siguiendo las andanzas de Finn Shepard, su familia y sus amigos, tendrán aquí el final de una franquicia que nos ha acompañado durante seis años cada verano, y a la que, tristemente, toca decir adiós.

No es la más fresca ni la más divertida de las seis entregas. Tampoco es la más rompedora, ni la más absurda, y eso se nota. La saga incluso con todo lo que conlleva de humor absurdo, ridículo y estúpido, sufre un agotamiento considerable y ya no daba más de sí. Es el momento de dejarla descansar o de decirle adiós para siempre. Sin pena y sin duelo, pero toca despedirse de Sharknado antes de que en alguna entrega, directamente no tengamos ganas ni de encender la tele para ver una nueva entrega. Lo que nos encontramos aquí es una buena y divertida despedida, que incluye un tema que hasta el momento no habían tratado demasiado en la saga, los viajes en el tiempo. Y vaya si los aprovecha.

Lo que en otras sagas tardan años en recorrer, o en series, aquí se lo ventilan en 90 minutos. De la época de los dinosaurios a la corte de Arturo, de allí a la revolución americana, el salvaje oeste o la California de hace unas décadas, lo que sea para llevar la aventura hacia adelante. Aunque lo de menos sea la aventura en sí, y lo importante sean las risas que producen los momentos imposibles (casi todos), el drama impostado e inverosímil escrito de la peor manera posible e interpretado a como si fuese una broma, los efectos especiales de saldo y la dirección incompetente a más no poder. Es decir, las señas de identidad de Asylum que han tenido su máximo exponente en Sharknado.

Aunque cueste decir adiós es el momento. Para que os hagáis una idea de por qué, aunque hay un cameo de Tori Spelling muy bien aprovechado, hay otro de Chris Owen (Sherminator en la saga American Pie de la que Tara Reid es parte) del que nadie se aprovecha. Nadie lo usa, como si fuese lo más normal del mundo. Un pequeño error, que muestra que no todo está en su sitio ya. Pero por el camino tenemos 90 minutos de locura absoluta, de chistes cinéfilos y seriéfilos con sal gruesa, de motosierras, de tiburones en un tornado y de no importar absolutamente nada más que hacer reír al espectador. Hay que ser muy bueno para hacerlo tan mal adrede y que funcione siempre.

Jesús Usero

Modificado por última vez en Sábado, 17 Noviembre 2018 18:32
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp