Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Infiltrado en el KKKLAN

Spike Lee mantiene su estilo visual y escénico en esta cinta de alto compromiso social, en la que retrata las entrañas de una organización tan discriminatoria como la del Ku Klux Klan.

Unas imágenes de Lo que el viento se llevó, donde Scarlett O’Hara pasea por una estación de tren entre los heridos del ejército de los grises, sirve al cineasta de Malcolm X para encauzar el relato de su nueva obra. Una película que pronto cobra cuerpo de denuncia, ante las declaraciones en primer plano de un violento Alec Baldwin; en la piel del supremacista Dr. Kenneth Beauregard.

A partir de esas escenas, Lee arranca la gesta llevada a cabo por el primer agente de policía negro de Colorado Spings, inmerso en los horizontes más libertarios que se respiraban a duras penas en USA a principios de los años setenta. La vestimenta y la actitud que presenta el convincente John David Washington, en la piel de Ron Stallworth, mete de lleno a los espectadores en la opresiva atmósfera de la época; en la que la segregación racial era la norma habitual, con la que tenían que lidiar los afroamericanos todos los días de la semana.

Washington ejercita su caracterización de este defensor de la ley desde la verosimilitud documental; que se traduce en el pelo cardado, los pantalones campana y los colores llamativos en la ropa. Accesorios a los que suma la profundidad dramática de alguien que debe batallar con energía y decisión, para acabar con las humillaciones a las que los blancos sometían a los ciudadanos negros desde el punto de vista policial.

La verdadera historia de Stallworth sirve de base argumental a Lee para introducir su aguijón en las tripas del Ku Klux Klan; y lo hace a través de la ingeniosa investigación planteada por el citado agente, cuando este se hace pasar por teléfono por un hombre deseoso de formar parte de la mediática hermandad aria estadounidense. La progresiva implicación de Stallworth y de su compañero Flip Zimmerman (a quien encarna de manera algo descafeinada Adam Driver) marca la evolución de un largometraje que rinde especial tributo a los títulos más populares del llamado blaxploitaition (el género cinematográfico que la comunidad afroamericana tomó como medio de expresión en USA, durante la década de los setenta).

Lee reproduce voluntariamente algunas de las reglas estéticas y audiovisuales de maestros como Gordon Parks (Shaft); y las somete a su particular manera de moldear los fotogramas, presente también en célebres cintas de su filmografía, como Haz lo que debas y Malcolm X. No obstante, ese barroquismo nostálgico queda un tanto aparatoso en muchas de las secuencias, y sus efectos se pierden en una parafernalia demasiado excesiva y artificial.

El responsable de Fiebre salvaje no logra tampoco transmitir el verdadero peligro, que suponía para un agente negro poner al descubierto parte de la identidad de los encapuchados que adoraban el poder de los denominados WASP. Sin embargo, no se puede negar que Infiltrado en el KKKLAN no se esconde a la hora de establecer relaciones entre el pasado que reproduce y la época actual, llegando a incluir imágenes del actual presidente de Estados Unidos (Donald Trump) como un individuo sospechoso de encubrir los actos criminales de los supremacistas; o a la hora de denunciar El nacimiento de una nación, de D. W. Griffiths, como un auténtico panfleto a favor de las matanzas raciales del Ku Klux Klan.

Jesús Martín

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Noviembre 2018 09:37
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.