Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte ★★★

Crítica de la película Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte

Entretenimiento sin complejos para recuperar a Lisbeth Salander en el cine.

Mientras que asistía a la proyección de Lo Que No te Mata te Hace más Fuerte no podía dejar de pensar en un elemento que parece imprescindible en la película. Que el guión no te estropee un gran plano. Eso parece pensar Fede Álvarez, director de la película, quien ha demostrado con creces que sabe narrar una historia, como hizo en el remake de Posesión infernal o en No Respires, y como vuelve a hacer aquí, sólo que en esta ocasión el guión no es tan sólido como en las películas antes mencionadas, y cae en diversas trampas que él mismo plantea y de las que el espectador siempre es consciente.

Eso sí, cumple una de las premisas que ofrecía el propio director y la protagonista, la brillante actriz Claire Foy. Por primera vez Lisbeth es la auténtica protagonista de la historia, hasta el punto de que la presencia del periodista Mikael Blomkvist, interpretado esta vez por Sverrir Gudnason, es mucho más testimonial que en las películas anteriores. O bien Mikael pedía ayuda a la hacker, o la historia era sobre ella, pero desde el punto de vista de él, nunca como auténtica protagonista. Y ahora sí lo es. Una vengadora, una vigilante que hace daño a los hombres que hacen daño a las mujeres, que exige justicia para ellas y que de repente se enfrentará a su pasado, cuando un caso de corrupción y espionaje la salpique de lleno.

Este nuevo enfoque se transmite también en el tono de la película, con especial énfasis en el tema del espionaje. Hay varios momentos que podrían ser perfectamente, parte de una película de Jason Bourne o James Bond, tanto argumental como visualmente, y si en la trilogía anterior (en la sueca, ya sabemos que la americana sólo tuvo una película) la sombra del padre de Salander lo ocupaba todo, aquí sigue estando presente con la figura de su hermana, interpretada por una de las revelaciones del último año, Sylvia Hoeks, con una imagen que seguro no olvidaremos. Con esos mimbres, lo que ofrece y propone la nueva entrega de Millennium es, ante todo, entretenimiento. Simple y llanamente.

La película es visualmente muy atractiva. El uso de los colores, el buen manejo de la cámara y el encuadre de Fede Álvarez, la tensión y el ritmo… todo hace que la película pase en un suspiro, con momentos verdaderamente entretenidos, aunque con un guión extremadamente tramposo y con demasiadas lagunas, que son ignoradas para ofrecernos momentos de un enorme impacto visual (ese momento en el puente levadizo, por ejemplo…). Y con Claire Foy, una animal interpretativo como hay pocos hoy en día. Una bestia parda capaz de interpretar a la reina de Inglaterra, a la mujer de Neil Armstrong o a Salander con un desparpajo y una fuerza prodigiosas. Sólo por ella ya merece la pena la película. Y, pese a los defectos, no es el único motivo.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Noviembre 2018 09:36
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.