Origen (Inception) ★★★★★

Crítica de la película Origen (Inception) de Christopher Nolan

Origen (por motivos del propio argumento me cuesta no llamarla por su nombre real, Inception), es sin duda la joya de la cartelera del verano. Una lección de cine total y envolvente que reinventa los códigos del relato de intriga y supera cualquier otra película de acción que hayamos visto este año. Origen es original, inteligente y sorprendente, y demuestra que Christopher Nolan es un cineasta imprescindible en estos tiempos en los cuales tantos de sus colegas se limitan a prodigarse en la repetición, la falta de originalidad y el exceso visual sin contenido.

Nolan no. Nolan sabe lo que hace. Es un maestro, como demostró con El caballero oscuro, y ésta película es una nueva prueba de ello. Habrá algunos desnortados y desnutridos de ideas propias que dejándose guiar cual rebaño de borregos por sus “guías espirituales” de la caverna “progre” e intelectualoide caigan en la misma trampa en la que ya cayeron a la hora de juzgar El caballero oscuro, y no viendo más allá de sus narices, se despisten y obvien todo el gran cine que lleva dentro esta maravilla de película  simplemente porque es una producción norteamericana.

Les compadezco. Compadezco sus limitadas miras, su adoctrinamiento feroz y lo poquito que les gusta pensar por su cuenta.

Volviendo a Origen, Nolan hace además en esta ocasión un ejercicio de valentía, poniéndose con una buena ración de agallas en la situación de proponerle al público un puzzle con la forma de laberinto de las obras de M.C. Escher y el espíritu de una muñeca rusa que se multiplica hasta el infinito.

En la portada del número de agosto de la revista Acción hemos titulado ¿El nuevo Matrix? Pero lo cierto es que después de ver la película, Origen está a años luz por delante de Matrix y sus secuelas, lo mismo que Nolan está muy por delante no sólo de los creadores de aquellas, sino de la mayor parte de sus colegas contemporáneos, por no decir de todos.

Es Nolan, y no James Cameron, quien de verdad ha visto el futuro del cine. Tiemblo al pensar lo que puede ocurrir si algún día la pericia técnica y la capacidad para impulsar el avance de nuevas herramientas para contar películas del primero (al que prudentemente deberían alejar del trabajo en el guión, lo mismo que al amigo George Lucas) se alía con el talento del segundo para narrar historias muy complejas con gran energía y notable sencillez.

Sí, he escrito sencillez. He escuchado ya por ahí a algún que otro colega quejarse de que la película es algo compleja, pero yo me pregunto si lo que ocurre es que después de tanto ver peripecias de acción más simples que el mecanismo de un chupete, y casi todas iguales, nos estamos volviendo un poco bobos.

Nolan tiene suficiente pericia narrativa como para poner sobre la mesa en los primeros quince minutos de Origen todo lo que necesitamos saber del mecanismo del relato, incluyendo la estrategia de penetración en la mente del sujeto a través de sueños dentro de otros sueños. Lo que pasa es que cuando uno va al cine lo primero que tiene que hacer es apagar el teléfono móvil, y lo segundo ponerse a ver la película con un mínimo de atención. Y, claro, ayuda también entender mínimamente el lenguaje cinematográfico.

No pretendo que sea una película fácil. Ciertamente no es tan fácil como Transformers, un capítulo de Walker: Texas Ranger, pero muy difícil no debe de ser considerando el taquillazo que ha hecho en Estados Unidos. Eso o la gente de allí es tonta por pagar a ir a ver una película que no entiende.

De manera que de difícil, nada de nada. Perfectamente asequible en su natural complejidad, eso sí, porque con Origen, Christopher Nolan también demuestra que, a día de hoy, es el mejor director de cine de ciencia ficción con el que contamos, y uno de los pocos realmente capaces de traducir al cine los mecanismos narrativos más complejos de dicho género en sus variante de ciberpunk, así como las complejidades psicológicas tejidas por maestros como Phillip K. Dick, William Gibson o Alfred Bester.

011

A esa pericia para llevar lo mejor de la ciencia ficción al cine respetando el espíritu del género y el mandato esencial del mismo, que es hablar de nuestro presente tramando personajes y paisajes del futuro, Origen añade una colección de imágenes tan impresionantes como bellas que me hacen pensar que Nolan ya ha dejado atrás la moda del 3D y nos empieza a proponer la variante del cine en 4D, asociado con una banda sonora de Hans Zimmer que me lleva a pensar en algo que ya estaba claro para el cine desde los tiempos en que allá por los años 30 uno de los grandes maestros de la composición de música para el cine, Max Steiner, escribía sus temas musicales para películas como El malvado Zaroff o King Kong: la importancia de la partitura que acompaña y complementa las imágenes en las películas en general y en el cine fantástico en particular.

La música de Zimmer, con temas como Almas solitarias, me lleva además a recordarles que en esta trama de ciencia ficción con secuencias de acción trepidantes e imágenes tan espectaculares como los paisajes más impresionantes y alucinantes que hayamos sido capaces de construir e imaginar en nuestros sueños, la verdadera alma de todo el asunto es una historia de amor, la que une al personaje de Di Caprio con su esposa, interpretada por Marion Cotillard. Y es una de las mejores historias de amor que hemos  visto en el cine en los últimos tiempos. Nolan consigue mantener el equilibrio perfecto entre esa subtrama romántica, motor de personaje principal, que pone en marcha y condiciona el despliegue de todo el espectáculo visual que la rodea, situándose en el epicentro de la fábula como verdadero corazón de la misma, contrapeso esencial del festival de tiroteos, peleas cuerpo a cuerpo y deflagraciones varias que se articulan en torno a un ejemplar ejercicio de acciones en paralelo sostenido por Nolan durante aproximadamente la última media hora de película con unas agallas y un pulso ciertamente inigualable.

02

Hay otro aspecto que quería destacar antes de terminar este comentario, y es que el director rinde también homenaje a su manera a grandes clásicos del cine de intriga y suspense, así como del cine de aventuras en general, ya que argumentalmente Origen es tanto una variante de los planteamientos de Misión imposible como una la hermana mayor y sin cachondeo de Ocean´s Eleven, o una variante en clave de ciencia ficción estilizada y elegante de Doce del patíbulo. Es ahí donde encontramos otra de sus virtudes: la maestría del director para mezclar los géneros en un híbrido casi perfecto, tan casi perfecto como ya lo fuera El caballero oscuro. En Origen, que en definitiva no es otra cosa que la historia del reclutamiento y preparación de un golpe perpetrado por un grupo de delincuentes futuristas, se aplican con elegancia y gran conocimiento de los antecedentes del cine clásico las claves de la crook story, la historia de delincuentes del cine negro clásico, así que, ya ven ustedes, Nolan no se ha apartado mucho de las claves de cine negro que manejó a su antojo y con notable habilidad en El caballero oscuro.

En definitiva una gran película que ganará con cada nuevo visionado y pienso ver repetida muchas veces.

Miguel Juan Payán

Modificado por última vez en Sábado, 10 Noviembre 2018 19:54
Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta categoría: « Repo Men ** Centurión **** »

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp