Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Ralph rompe Internet ★★★★

Crítica de la película Ralph rompe Internet

Mejor que la primera, es un Jekyll y Hyde de la animación que repite tópicos.

La secuela de Rompe Ralph mejora algunos aspectos del original sin perder fuerza a pesar de ser segunda entrega, lo cual es sin duda meritorio. Pero al mismo tiempo reitera mensajes y recursos que están empezando a convertirse en tópicos por pura repetición en el marco del cine de animación. El resultado es una especie de Doctor Jekyll y Mr Hyde. En lo positivo, reconoce astutamente su naturaleza repetitiva bromeando con la reiteración de los lugares comunes de este tipo de producto para todos los públicos con mensaje incluido.

Sabe que el mensaje siempre es el mismo, y dado que no puede esquivar esa circunstancia precisamente por su naturaleza como producto de la industria del cine de evasión para todos los públicos, decide tirar de la autoparodia, y ciertamente lo hace con gran habilidad. Funciona bien cuando juega la baza de dejar en evidencia los defectos de la clase en la que milita. Ejemplos de ello es la secuencia con las princesas Disney, o la presentación de los vicios de Internet que convierten a los usuarios en una especie de marionetas que vamos correteando de un lado a otro de la red como piojillos nerviosetes, cosificados por su similitud física que nos convierte en masa frente a las diferencias de diseño y apariencia física que la película maneja a la hora de mostrarnos a los distintos personajes operarios de la red propiamente dicha. Detalle a tener en cuenta es la manera en que el usuario “de carne y hueso” sufre una transformación al entrar en la red perdiendo la individualidad para convertirse en esa masa de piojillos nerviosos. La película no ahorra comentarios ácidos sobre los defectos de internet, en su fase más Jekyll, más positiva, de humor más inteligente e interesante. La parodia reina con solvencia en ese dibujo de internet visto desde un punto de vista paródico. Hay chistes sobre todos los aspectos más criticables de los usos y costumbres de la propia red y de sus usuarios. El propio recorrido de Ralph como nueva “estrella” de los vídeos de internet es toda una inteligente subtrama sobre la reformulación del concepto de éxito, popularidad y fama en la era Youtube. Notoria es también esa batalla final que resulta perturbadora por su presentación visual, abordando una forma de abuso, una especie de Danza Macabra, en clave de Horror, en el contexto general de Fantástico Cautivo (según la formulación de fases del relato de Horror de John Clute) de toda la película.

Y ahí encontramos lo mejor de Ralph Rompe internet. Su parte más Jekyll, con cameo doblemente paródico -y oportuno- de Stan Lee, las Tropas de Asalto de Star Wars y esas Princesas Disney retratadas en sus aspectos más frágiles como entidad de ficción en la que podría ser la mejor secuencia de la película, de no ser porque al final de la misma nos tropezamos, junto a esa parte más Jekyll y positiva de la propuesta, con la parte más Hyde de la misma, que es la repetición de mensajes obvios, cansinos, pusilánimes en su empeño por inculcar a los espectadores una serie de valores necesarios pero con una dialéctica de cartón piedra presa de su propia obviedad. Las princesas critican esa manía que tienen de cantar y la “importancia” del elemento “agua”, incluyen la broma de la pelirroja, que funciona muy bien, pero luego caen en aquello que critican. Y el chiste del final con el rescate y el atuendo de Blancanieves es demasiado burdo en su abordaje del empoderamiento. También es demasiado obvia la su manera de presentar el tema recurrente de la resistencia al paso de la infancia a la adolescencia y a la fase adulta, así como de los miedos de los padres por la inmersión en lo ajeno y de los hijos.

Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Miércoles, 05 Diciembre 2018 12:10
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.