Crítica de la película El amor menos pensado

Juan Vera reproduce, con una cierta sensación de cansancio discursivo, la crisis de una pareja de mediana edad. Y eso a pesar de que Ricardo Darín y Mercedes Morán confeccionan un trabajo sincero y verosímil, en la piel de los protagonistas de esta tibia comedia romántica.

El amor ha dado pie a múltiples historias en formato de celuloide. Sin embargo, para alcanzar ese estado de profunda emoción sensible hacia otra persona, es necesario agarrarse en la mayoría de las ocasiones a un proceso evolutivo, marcado por el paso del tiempo. El romanticismo del simple toque de la mano, o el escalofrío de una mirada, no es el mismo en la adolescencia, a los veinte, a los treinta, a los cuarenta, a los cincuenta, o a los sesenta tacos. Las sensaciones se tornan más difíciles de encontrar conforme se acumulan las velas en la tarta de cumpleaños, y es necesario reinventar los sentimientos compartidos con cada paso de los días.

Así lo perciben Marcos (Ricardo Darín) y Ana (Mercedes Morán). Ambos se casaron convencidos de que su unión iba a poder con todo lo que les echara la vida. Pero la marcha al extranjero de su hijo crea un agujero demasiado profundo entre ellos, hasta el extremo de reconocer que ya no se desean. Mediatizados por un entorno burgués de divorcios a la carta y de expectativas supuestamente renovadas, los protagonistas deciden poner un punto aparte en su relación de más de dos décadas. La soltería alcanzada en los juzgados les dota de un horizonte de libertad que los dos no habían conocido desde su lejana juventud, aunque también les aporta la visión suficiente para desear recuperar la chispa que sintieron antaño el uno por la otra.

Juan Vera toma la historia como si fuera una disección propia de Ingmar Bergman, pero con un toque de humor que la aleja de los conflictos abismales que suelen padecer los personajes creados por el maestro nórdico de Secretos de un matrimonio. Vera diseña a sus enamorados con capacidad empática para reconocer los errores cometidos, y para asumir con tranquilidad y sin dramatismos las verdades que les arroja su propia realidad.

En esa espiral de confesiones ante la cámara, la capacidad de Ricardo Darín y de Mercedes Morán para afrontar la difícil situación por la que atraviesan sus respectivos roles ayuda a que la trama se perciba con una facilidad de comprensión asumida. Esto genera que las interpretaciones de Darín y Morán resulten ser lo mejor de una película que alarga en exceso los conflictos que plantea, y cuyo guion no es más que un continuo deambular por un laberinto del que se conoce la salida de antemano, y al que únicamente no llegan los protagonistas.

Vera no consigue transmitir con suficiente claridad los problemas que conlleva sobrepasar los años del deseo mutuo en términos matrimoniales, y tampoco logra enfatizar el componente romántico de una historia que hace aguas ante las estrambóticas situaciones que plantea en algunos momentos del metraje.

Por estos flecos argumentales, el filme se hunde en un proceso de trivialidades de alcoba, de coexistencia malsana, y de rutinaria pérdida del apetito pasional; y eso ralentiza temerariamente una trama bastante estereotipada a nivel psicológico.

Jesús Martín

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Viernes, 30 Noviembre 2018 09:26
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp