Crítica de la película Roma de Alfonso Cuarón

Cuarón sigue mostrándonos su magistral talento.

Una película que viene de la mano de Netflix, quien la ha estrenado en un buen puñado de cines para intentar convencer a los miembros de la Academia de Cine de que una película de un servicio de streaming es merecedora no sólo de nominaciones, sino también de premios, algo que Netflix lleva tiempo buscando. La película de Alfonso Cuarón es la forma perfecta de asaltar el reino de los Oscars con una historia humana, cercana, trágica pero esperanzadora, o no, todo depende de cómo la enfoquemos y de cómo pensemos que los personajes acaban realmente la historia que han protagonizado ante nuestros ojos. Todo rodado en un bellísimo blanco y negro y con un poco conocido reparto que consigue conmovernos…

Roma se centra en la vida de una familia, entre 1970 y 1971, en México, con el panorama de cambios que vivió la sociedad mexicana, con los brotes de violencia que hicieron la vida de México mucho más complicada. Sobre todo a través de los ojos de una de las criadas de esta familia, Cleo, a la que da vida una brillante Yalitza Aparicio, quien debuta en este proyecto. A través de sus actos, de sus ojos ingenuos, de sus pequeñas y grandes historias… conocemos la vida de Mexico en esa época y la vida de esta familia que sufre cambios hasta la raíz y que entiende que el mundo no va a detenerse para o por ellos. Pero Cleo no es la única protagonista de la historia…

Porque según avanza la fascinante historia, va creciendo el personaje de la Señora Sofía, la matriarca de la familia de la que Cleo ya es parte. La actriz Marina de Tavira da vida al personaje, una madre de cuatro hijos que se desvive por un marido siempre de viaje, y que poco a poco crece en una historia tan natural como la vida misma. De hecho Cuarón sitúa la cámara como si fuese un observador imparcial, a veces casi como una cámara de seguridad que se mueve en abanico abarcándolo todo con un movimiento rítmico en el que no importa que los personajes salgan del plano, metáfora de la vida que no se queda estática ni nos sitúa como protagonistas de la historia a todas horas…

No sé cómo abarcar todo lo que incluye una película tan maravillosa como Roma, tan fascinante y única, tan heredera de la nouvelle vague o el free cinema como personal y cercana al neorrealismo. Tan poderosa y, sí, feminista, porque es una película que habla de esas mujeres guerreras que no se rinden ni se rindieron nunca, posiblemente aquellas que educaron a Cuarón en su infancia, adolescencia o juventud. La película juega con una fotografía bellísima también y con una forma naturista de contar la historia, de situarse y observar sin interferir y, sobre todo, sin juzgar. Sin juzgar nunca. Admirando, homenajeando, queriendo y emocionando al espectador honestamente. Es simplemente una nueva maravilla del autor de Gravity (que se autohomenajea) con esta carta de amor a estas mujeres y a las mujeres de su país. Simplemente maravillosa.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Domingo, 16 Diciembre 2018 12:27
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp