Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Dias Contados de Imanol Uribe

Director: Imanol Uribe; Intérpretes: Carmelo Gómez, Ruth Gabriel, Javier Bardem, Karra Elejalde, Candela Peña, Elvira Mínguez, Pepón Nieto, Joseba Apaolaza, Chacho Carreras, Pedro Casablanc, David Pinilla, Raquel Sanchís, Pepe Colmenero, Marga Sánchez, Mariola Fuentes, José Martorell, Álvaro Gómez, Encarnación Piedrabuena, Leopoldo Casares, Gloria Sirvent, Francisco Videto, Reyes Abades, Pietro Olivera, Imán Padellano. Año de producción: 1994 ; Nacionalidad: España; Guion: Imanol Uribe, basado en la novela de Juan Madrid; Director de fotografía: Javier Aguirresarobe; Música: José Nieto; Color; Duración: 93 minutos.

Un comando de la banda terrorista ETA prepara un atentado con bombas en Madrid, para lo cual destaca a uno de sus miembros más veteranos en un momento en que la propia organización vive tiempos de enfrentamiento interno por discrepancias de opinión en cuanto a las acciones terroristas que conviene emprender en los próximos meses. En esa situación, Antonio (Carmelo Gómez) entra en Madrid y pasa los controles de las fuerzas de seguridad haciendo gala de su carácter temerario, que preocupa e incluso ofende al resto de los miembros de la banda que le acompañan porque piensan que juega por su cuenta, sin reparar en el resto del equipo ni en las órdenes recibidas por sus superiores. Por si eso fuera poco, Antonio tiene un pasado afectivo tóxico e interrumpido con Lourdes (Elvira Mínguez), miembro del mismo comando, lo que embarra aún más la convivencia en el seno del grupo. Y para empeorar más la operación de cara al atentado que preparan, Antonio se encapricha de Charo (Ruth Gabriel), una joven yonqui que vive en el mismo edificio del centro de Madrid en el que se aloja y está rodeada de conflictos, trapicheos con criminales y enfrentamientos con la policía, lo que pone más en riesgo todo el plan para los atentados. Haciéndose pasar por fotógrafo, Antonio intima con Charo, le vende una imagen de sí mismo en la que oculta su verdadera naturaleza, pero finalmente quedará atrapado en su propia red de mentiras y equívocos sentimentales en un momento en que las vidas de todos los que le rodean a él y a Charo están marcadas por el destino y condicionadas por el entorno de crímenes y terrorismo en el que sin saberlo acabarán por cruzarse.

Historia de amor imposible y contra pronóstico, de amor fou incluso, que se viste con varios temas de Navajita Plateá en su banda sonora y se mueve visualmente como el recorrido por un laberinto urbano que de algún modo materializa el laberinto de las vidas de sus personajes, condenados a estar en una calle determinada, en un momento determinado, para mostrarle una vez más al espectador la influencia que tienen en nuestras vidas esos días contados que dan título a la película, la fatalidad del destino que nos convierte en títeres.

Viendo la película se diría que reflexiona sobre la incapacidad del ser humano para controlar su propia vida más allá del caos que le rodea, y explora también el propio rumbo de toda una sociedad movida por el conflicto y por tanto abocada a ese mismo caos que nos afecta como individuos, privándonos, como a los personajes de esta fábula, de toda iniciativa y quebrando todos nuestros planes: los planes de los terroristas, los planes de los policías, los planes de los camellos y yonquis, y los planes sentimentales que forman una tela de araña emocional entre los personajes de Antonio, Charo y Lourdes. La libertad que con enérgica y visceral arrogancia reclama para sí el protagonista, uno de los mejores trabajos de Carmelo Gómez, viene a traducirse trágicamente en un acto fallido, por mucho que durante todo el metraje intente imponer su voluntad a la fatalidad inexorable. Curiosamente, ese mismo equipaje fue arrastrado por el actor en otros de sus personajes de esa misma etapa en películas como La ardilla roja, dirigida por Julio Medem en 1993, El detective y la muerte, dirigida por Gonzalo Suárez el mismo año de Días contados, la miniserie La regenta, una nueva colaboración del actor con Julio Medem en Tierra, de 1996, sus dos trabajos a las órdenes de Pilar Miró, Tu nombre envenena mis sueños y El perro del hortelano, ambas de 1996, y Territorio comanche, dirigida por Gerardo Herrero en 1997.

Pero Carmelo Gómez no fue el único beneficiado del eco despertado entre el público por esta producción que de algún modo se convirtió en una especie de plataforma de despegue y muestrario de talento de los principales miembros de su reparto. Ruth Gabriel venía de la televisión trabajando en programas y series infantiles como La cometa blanca y Barrio Sésamo, pero con su papel de Charo se presentó como actriz adulta protagonizando algunas de las escenas más tórridas entre las que mostró el cine español de mediados de los años noventa. El sexo era un motor más de los personajes y Charo materializaba  el poder de seducción que llevaba al terrorista interpretado por Carmelo Gómez a pasar de sus gestos y planes totalmente controlados a dejarse llevar por lo imprevisto. Tras Charo y su desinhibida explosión sexual le esperaba el caos que materializaban personajes como el yonqui Lisardo en el que se lució Javier Bardem, el ingenuo y soñador Ugarte encarnado por  Pepón Nieto o la explosiva Vanessa, amiga inseparable de Charo, a la que Candela Peña le sacó el máximo jugo. Todos ellos recogieron eficazmente el testigo de los grande actores de reparto del cine español en el sentido de construir sus personajes con cualidades de protagonistas, algo que el guion respaldaba soberbiamente reservando para cada uno de ellos una presencia poderosa y casi constante, y sus propias subtramas urdidas cuidadosa y eficazmente con la trama principal constituida por la historia sentimental de Charo y Antonio.

La pincelada de fábula criminal urbanita en forma de cine negro se entremezclaba con similar eficacia con la variante de crook story o trama protagonizada por delincuentes, en este caso los miembros del grupo terrorista, dando como resultado una de las más eficaces combinaciones del cine de género con el cine de autor en la carrera de uno de los más competentes cultivadores del género policíaco en España, Imanol Uribe, al que se deben películas que imponen una visión personal dentro de dicho género como La fuga de Segovia (1981), La muerte de Mikel (1984), Adiós, pequeña (1986), La luna negra (1989), Extraños (1999), Plenilunio (1999) y Lejos del mar (2015).

Días contados puede presumir además de ser una de las campeonas en la historia de los premios Goya, con galardones en las categorías de Mejor Película, Director, Actor Principal (Carmelo Gómez), Actor de Reparto (Javier Bardem), Actriz Revelación (Ruth Gabriel), Guion Adaptado, Montaje (Teresa Font) y Efectos Especiales (Reyes Abades), además de haber sido nominada a otras categorías, curiosamente con Ruth Gabriel nominada como Actriz Principal, Candela Peña nominada como Actriz de Reparto y junto a Elvira Mínguez como actrices revelación, Pepón Nieto nominado como Actor Revelación, Fotografía, Sonido (Gilles Ortion y John Hayward), Diseño de Vestuario (Helena Sanchís), Diseño de Producción (Félix Murcia), Maquillaje y Peluquería (Romana González y Josefa Morales) y Dirección de Producción (Andrés Santana). Además en el Festival de San Sebastián y otros premios del año, la película y sus creadores obtuvieron distintos reconocimientos. Hoy sigue siendo una de las mejores aportaciones del cine sobre el tema del terrorismo de ETA.

 Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Jueves, 31 Enero 2019 12:06
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp