Dragged Across Croncrete ★★★★★

Crítica de la película Dragged Across Croncrete

Imprescindible. Una de las mejores películas que vamos a ver este año.

S. Craig Zahler tiene ya sobrados méritos para ser un director del que hay que ver todo lo que ponga en pantalla, porque hasta ahora, nunca defrauda y además, vista Dragged Across Concrete, su carrera va claramente en ascenso en lo que a calidad se refiere.

El director de Bone Tomahawk y Brawl in Cell Block 99 vuelve a dar con este largometraje en el blanco con una perfecta propuesta de cine de género policial que demuestra que este tipo de fábulas urbanitas de violencia, acción y personajes atrapados en un existencialismo autodestructivo que les convierte en desorientados perdedores siguen teniendo una envidiable vitalidad como referentes narrativos. Ello se debe fundamentalmente a que, desde su papel como perdedores atrapados en sus propios laberintos, sirven muy bien como espejos de las frustraciones y obsesiones que marcan a los propios espectadores siendo así un puente perfecto entre la realidad y la ficción.

S. Craig Zahler ha sabido ver y desarrollar en sus personajes esa naturaleza de espejo adornado con la parafernalia mítica del género pero envueltos siempre en unas claves de cotidianeidad en muchos casos brutal. En ese sentido es interesante el papel de la violencia en sus películas en general y en ésta en particular. Por ejemplo con el momento de la llave y el estómago, en la solución del tema de la orina en la furgoneta, o aún más interesante, en esa agresión con sordina pero igualmente brutal que sufre en la calle la adolescente y sirve como uno de los puntos de arranque de la trama. El director acierta a cruzar esos momentos con otros absolutamente cercanos, como el de la vida privada y familiar del personaje de Mel Gibson, con la conversación sobre la enfermedad, la edad, el traje recién comprado -toda una metáfora-, los problemas del barrio para una adolescente, el programa televisivo de naturaleza.

Upgrade

Esa parcela íntima de los personajes la encontramos ya en el arranque de la historia desde la vida cotidiana del convicto recién salido de la cárcel, el encuentro con su madre y su hermano, y también en el conflicto que acompaña al personaje de Jennifer Carpenter y su conflicto desde la maternidad, que deja un fleco realmente demoledor en la historia capaz de servir a las necesidades del personaje de Vince Vaughn y de paso diferenciarlo de su compañero interpretado por Gibson en lo relativo al peso moral de sus acciones. Es curioso por ejemplo que la luz de los interiores donde domina la penumbra y las lámparas parecen querer esquivar siempre los rostros de los personajes -ese tono rojo que brota en la puerta de la habitación donde uno de los personajes se prostituye- sirva como punto de unión entre la trastienda personal del delincuente y del policía. La puesta en escena de S. Craig Zahler es otro de los recursos a estudiar cuidadosamente en este director que en algunos aspectos me recuerda mucho algunos planteamientos de Samuel Fuller, otro director muy hábil a la hora de buscarle las vueltas argumentales, de contenido y visuales a las convenciones de los géneros.

Upgrade

La película se beneficia de un buen guión, una historia muy bien construida que aborda distintos aspectos y salta del protagonismo de unos personajes a otros con una envidable fluidez y naturalidad, prestándole un pulso muy peculiar a la película que encaja perfectamente con el de los otros trabajos de su director. Tenemos por ejemplo ese ritmo más pausado del arranque en escenas largas que es contrapunteado por las primeras secuencias de violencia brutal protagonizadas por los enmascarados, que van a conducir finalmente al ecuador de la trama con el cruce de todos los personajes en el asalto desde el que nos conducimos a la segunda parte de la historia.

El equilibrio y dominio de las largas secuencias de presentación y exposición de los conflictos de los personajes con mucho diálogo compenetradas con los estallidos de violencia es, junto con el  control absoluto del ritmo del relato, una de las características que mejor define el cine de Z. Craigh Zahler. Todo ello aquí está puesto al servicio de su mejor película hasta el momento.

Es muy buena. Tenéis que verla.

Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haz click para ver el spoiler

haz click para ocultar el spoiler

cotilla, ésto es solo una prueba ;)
Modificado por última vez en Domingo, 10 Marzo 2019 19:36
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp