Nosotros ★★★★★

Crítica de la película Nosotros 

Peele se confirma como un talento en el género de terror con trasfondo social.

Nosotros mejora notablemente el trabajo de Peele en el marco del género de terror sobre lo que hizo en Déjame salir. Mejora las propuestas de intriga y terror de aquella y se sitúa entre lo mejor que nos ha propuesto el cine de terror de los últimos años, ya que junto a su eficacia dentro de los parámetros del género le devuelve al mismo una cualidad de reflexión, espejo y gruta capaz de hacerse eco de inquietudes sociales que es lo que precisamente le ha venido faltando al este tipo de fábulas inquietantes desde que el Nuevo Terror hiciera su aparición en el cine estadounidense allá por los años setenta.

Peele sabe entretener con el terror. Sabe crear intriga inquietante con el terror. Dirige bien y domina visualmente las claves del género. Pero no se queda ahí. Es más ambicioso. Y le añade su dosis de segunda lectura que ya aparecía en Déjame salir y le permite a su cine de terror entrar en una clave de madurez como producto cinematográfico devolviéndole su capacidad para ejercer como chivato o termómetro de las inquietudes dominantes en la sociedad de su propio tiempo. Eso es lo que ha resultado siempre más interesante del género de terror y lo que ha animado muchas de sus mejores películas: la capacidad de hacerse eco de lo que pasa ahí afuera, en ese mundo real que sirve como caldo de cultivo de las mejores y más inquietantes y maduras propuestas de un género que muchos, equivocadamente, han venido empeñándose en ceñir al etiquetado de película para adolescentes.

No hay nada de adolescencia en Nosotros, aunque pueda servir fielmente, y ahí está el talento de Peele, las necesidades de inquietud del género. El espectador no tiene que esforzarse mucho para leer entre líneas sobre el verdadero contenido que palpita en esta fábula, demostrando que desde las claves esenciales del cine de género se puede ser más ambicioso en la creación de contenidos para el mismo y convertirlo en una eficaz herramienta para reflexionar sobre nuestro propio tiempo.

Peele cubre todos los frentes que necesita cubrir para poner en pantalla una buena película de terror, y además nos da la oportunidad de ver una película que podría pasar como fábula inquietante sobre la sociedad trabajando sobre un tema, el doble, que además tiene singular predicamento como argumento de reflexión en la literatura y el cine de terror. Ese plano cenital en la playa con las sombras de los personajes es una elegante pincelada visual de comunicación directa con el espectador, al que Peele reconoce y respeta como compañero de viaje de sus películas.

Y por supuesto, sabe bromear sobre las actitudes y la cultura popular además de autoparodiar con habilidad pero sin pasarse el propio género en el que trabaja.

Otro detalle significativo es el peso que tiene el trabajo con los actores en esta película. Es terror, sí, pero es una película sostenida sobre los actores, no sobre el susto, que los hay, o el artificio de efecto visual, maquillaje, sangre, o similar. Los actores son la clave del relato, con un despliegue en los actores más jóvenes que le ponen la firma inquietante a todo el proyecto, niños que dan realmente miedo como no habíamos visto desde hacía tiempo en el cine, y con una Lupita Nyong´o que puede lucirse a gusto, o ese pequeño fragmento para que Elisabeth Moss pueda jugar con su papel escapando a lo más obvio. Otro detalle: Yahya Abdul-Mateen II aparece poco y casi siempre de espaldas, pero desde esa espalda, Peele construye una figura paterna realmente inquietante que define todo el entorno en el que ha transcurrido la infancia de la protagonista.

Y luego están las propuestas narrativas de Peele para salir de los inevitables lugares comunes del género, como ese enfrentamiento final con el antagonista, resuelto son originalidad.

Me ha recordado el empeño y la eficacia por sacar el género de la repetición anodina de fórmulas que ya mostró La noche de Halloween el año pasado.

Muy buena.

                                                          Miguel Juan Payán

 Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Viernes, 22 Marzo 2019 11:50
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp