Crítica de la película Identidad Robada  

Drama correcto apoyado en su excelente reparto, aunque demasiado televisivo.

Joel Edgerton es un excelente actor que ha destacado en películas como Warrior, La Noche más Oscura o El Gran Gatsby, pero además es un cineasta con varios guiones en su haber y que debutó como director de cine con la más que interesante El Regalo, en la que también fue guionista y se reservó un interesante papel. Aquí hace algo parecido pero con un género completamente distinto, y el resultado es correcto pero irregular, con Edgerton demostrando nuevamente que es capaz de sacar lo mejor de los actores con los que colabora, pero que visualmente no termina nunca de despegar. Una de cal y otra de arena, pero queda por debajo de los visto en El Regalo y sabemos que Edgerton puede dar mucho más de sí.

La película está basada en hechos reales, y cuenta la historia de un joven que es enviado a un centro de reconversión por sus padres. En dicho centro religioso, las personas homosexuales que acuden, como el protagonista, son reconducidos para convertirse en heterosexuales. El problema es que este joven no tiene muy claro lo que realmente es y lo que sí tiene claro es que no va a dejar que nadie le diga lo que tiene que ser, aunque el peso de la familia y sobre todo la figura de su padre, un pastor baptista, pesan siempre sobre su cabeza, incluso por encima de lo que es realmente, gay, hasta el punto de que su identidad está a punto de ser borrada…

Nuestro protagonista, Lucas Hedges, quizá no destaque demasiado, pero la gente que está a su alrededor brilla enormemente, en apenas un par de momentos hacen suya la película gente como Russell Crowe y Nicole Kidman, o incluso el propio Edgerton, sobre todo porque el guión, lleno de tópicos, no les deja mucho espacio para brillar, lo buscan y consiguen ellos solos. Ese problema del guión es evidente en las muchas ideas interesantes que plantea (el compañero de universidad, la madre dejada en segundo plano, la figura del padre y el conflicto con él…) pero que nunca termina de rematar. Igual con varios personajes secundarios, sobre todo los miembros del grupo de conversión, que tienen una historia tras ellos incluso más interesante que la del protagonista.

La película, sin duda, consigue transmitir esas náuseas que produce el hecho de que, en pleno siglo XXI, exista gente que cree que se puede forzar a la gente a ser lo que no son, y las tragedias que produce esa situación. El momento en el que “castigan” con la familia a un compañero, el arrebato de ira del protagonista… Produce asco en los espectadores, y busca producirlo. La película es malsana y ataca sin mostrar demasiado, sólo con actitudes muchas veces, a este tipo de grupos religiosos, presentados casi como una secta. Ahí es donde funciona realmente, no en el exceso de tópicos ni en el tono visual realmente televisivo, sin garra. Eso, y sus actores, son lo que hacen que la película no sea completamente olvidable.

Jesús Usero

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Sábado, 12 Octubre 2019 18:45
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp