Imprimir esta página

Crítica de la película La Viuda

Neil Jordan apenas es reconocible presa de un guión totalmente entregado a nos tópicos de una intriga poco original.

Tan previsible y repetitiva como el metrónomo que juega un papel ingenuamente esencial en el desarrollo del tramo final de la historia. Así es el último largometraje dirigido por el que en otros tiempos fuera un director interesante por su inventiva a la hora de abordar los géneros. Neil Jordan cuenta en su haber con películas como Entrevista con el vampiro, con la que sacó del terror de consumo hijo del bestseller literario del mismo título claves de reflexión que fueron a su modo pioneras en actualizar la función del cine como reflejo de los cambios sociales respecto al abordaje de la sexualidad en la pantalla grande. Otro tanto puede decirse de su reinterpretación del cuento de Caperucita Roja desarrollada para En compañía de lobos. Y lo mismo en el abordaje y reformulación de la arquetípica mujer fatal del cine negro que hizo en Mona Lisa y Juego de lágrimas. Basta con echar un vistazo a Crepúsculo poniéndola frente a Entrevista con el vampiro, o poner la igualmente floja, y muy heredera de Crepúsculo, Caperucita roja frente a En compañía de lobos para percatarse de lo bien que trabajaba Jordán sus incursiones en los géneros y sus estereotipos.

Precisamente por eso resulta aún más frustrante y decepcionante este dócil viaje por la intriga en torno al acoso y la soledad que nos propone en La viuda. ¿Qué demonios te ha pasado, Neil Jordán? Tú antes molabas.

Ya que estamos: ¿Cuándo te volviste tan pacato y domesticado? Porque viendo la película resulta difícil no advertir que le falta un hervor de conflicto y que dicho hervor iba por lo sexual, circunstancia totalmente eliminada del relato, que prefiere presentarse como una trama de intriga para público conservador sobre los peligros de intimar con extraños, pero sin entrar en materia. En el desarrollo del argumento se echa en falta esa vuelta de tuerca que habría sin duda encajado mejor en el paisaje cinematográfico del director aportando un poco de intensidad a ese tercer acto tan flojo, deslucido, totalmente previsible, de telefilme de fin de semana, que niega toda sorpresa y se empecina en seguir cuidadosamente todas las artimañas de la intriga más tontorrona e inocua, incapaz de pillar desprevenido al espectador, al que no le queda motivo para seguir interesado en lo que ocurra en la pantalla.

Esa falta de la chispa que podría haber propiciado una propuesta más rica e interesante, incluso para las propias actrices, no llega. Y la película es cada vez menos interesante.

A ver, el que tuvo, retuvo, así que la puesta en escena se nutre de la experiencia y personalidad del director en algunos momentos, pero  la resolución visual tampoco es para tirar cohetes. Chloë Grace Moretz e Isabelle Huppert son las únicas bazas para poder aguantar la película a pesar de la vía de agua de lugares comunes que tiene en su línea de flotación. Lo malo es que acaban por contagiarse en sus interpretaciones de los tonos más anodinos y tópicos del relato, en el caso de Huppert cayendo involuntariamente en lo caricaturesco, y en el caso de Chloë Grace Moretz manifestando cierta tendencia a acomodarse en la interpretación de boceto sin profundidad, como hiciera en La quinta ola, en lugar de zambullirse en territorios más arriesgados e interesantes, como en Déjame entrar. Más desperdiciado aún está Stephen Rea, un clásico de la filmografía del director, llamado aquí a solventar un papel muy tontorrón de detective cuyo destino tan previsible y finalmente cumplido es uno de los puntos más flojos del tramo final del largometraje.

Miguel Juan Payán

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Viernes, 24 Mayo 2019 17:19
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Lo último de Miguel Juan Payán

Artículos relacionados (por etiqueta)