Crítica de la película El Sótano de Ma

Sin Octavia Spencer, estaríamos ante una película más bien ramplona.

De hecho, es Octavia Spencer quien levanta la película dirigida por, ni más ni menos, que Tate Taylor, responsable de que Spencer tenga un Oscar por Criadas y Señoras, y quien ha aceptado este proyecto de Blumhouse con Jasdon Blum como productor, quizá por necesidad tras el fiasco que supuso La Chica del Tren, quizá porque le apetecía probar a rodar una película de suspense con giros de guión imposibles y con un reparto de jóvenes actores insípidos casi todos ellos, pero de adultos con más Oscars que el 90% del cine actual. Allison Janney y Octavia Spencer. Y Juliette Lewis, Luke Evans y Missi Pyle. Mucho más interesante que el reparto de jóvenes actores, la verdad…

La trama es sigue a una mujer que invita a su casa a un grupo de jóvenes estudiantes, donde destaca Maggie, una adolescente que se ha mudado al pequeño pueblo con su madre, quien vivió allí toda su vida hasta que se fue a California buscando fortuna. Sue Ann, o pronto Ma, les ofrece alcohol y un lugar donde beber sin ser molestados, su sótano, pero con la condición de no subir nunca a la casa… Pornto el sótano de Ma se convierte en el lugar de reunión y fiesta de todos los adolescentes del lugar, donde Ma es parte del grupo, querida y casi venerada. Pero hay muchos secretos del pasado de Ma y del presente, que pueden convertirla en una persona peligrosa para todos aquellos que la rodean…

No le busquemos un exceso de coherencia a la historia porque quizá se desmonte, sobre todo en un tercer acto donde la locura llega y arrasa con todo. Pero para bien. La propia película pide a gritos que llegue ese momento en el que nada tiene realmente sentido y en el que la sangre y los giros imposibles de guión son los reyes. La película eso sí, lo hace apoyándose en Octavia Spencer y en el reparto adulto. Ella sola lidera la historia y se convierte en el centro de la misma, en torno a la que orbitan el resto de personajes, un grupo de satélites de mayor o menor envergadura. Y cuando esos satélites son Juliette Lewis o Luke Evans (lo de Janney es uno de esos momentos en los que no dejas de pensar que para salir un instante, mejor no desperdiciar el enorme talento de la actriz), todo va bien. Pero no si son los jóvenes.

Diana Silvers, protagonista adolescente, lidera a Corey Fogelmanis, Gianni Paolo o Dante Brown, pero podrían haber sido cambiados por cualquier otro grupo de actores jóvenes, porque la falta de personalidad es alarmante. La única que tiene algo que ofrecer es McKaley Miller, a la que alguno recordará de Doctora en Alabama, donde ya de niña destacaba como actriz. Si la película se hubiese centrado en las rencillas y rencores, en los secretos de esos personajes adultos, sería incluso más interesante. No lo hace, así que se queda en un producto de serie B, marca de la casa, con algo de sangre y bastante mala leche. Un thriller de suspense con gotas de terror que se disfruta y se olvida con facilidad. Si descontamos a Ma. Olvidarse de ella no es tan sencillo…

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Viernes, 07 Junio 2019 14:34
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp