Downton Abbey ★★★

Crítica de la película Downton Abbey

Buena prolongación de la serie original que gustará a los seguidores de la misma.

Entre 2010 y 2015 la serie de televisión Downton Abbey se destacó en la oferta televisiva por su calidad y consiguió abrirse un hueco en las preferencias de los espectadores. Era televisión de calidad, y aunque su tema y propuesta no eran tan novedosas como algunos de sus “fans” incondicionales pretenden, no era nada nuevo (revisen la serie Arriba y abajo, de 1971), sin duda merecía estar siempre citada entre las producciones de mayor calidad de la pequeña pantalla.

Otra cosa es que a algunos nos interesen poco o nada las peripecias de la aristocracia británica de medio pelo y sus entregados y felices sirvientes, como es el caso de quien esto escribe.

Frente al largometraje que aquí comento me encuentro en la misma situación de obligado reconocimiento de la calidad de algo cuyo contenido no solo no me interesa absolutamente nada, y tiro de obligada objetividad, aparcando mi intenso desapego personal frente a toda esta fauna de personajes que tan poco inspiradores me resultan.

A Downton Abbey le reconozco en positivo el buen ritmo de la narración y la manera de mover elegantemente el protagonismo compartido de todos estos personajes sumidos en ese laberinto de falsas apariencias. El lenguaje visual se gana mi atención y mi aplauso sobre un guion que en realidad revisita y explota sin arriesgar las claves de la serie original, abusando de la baza del previsible interés de los seguidores de la serie por seguir metiéndose en las vidas de esta pintoresca fauna que constituyen los habitantes de esa mansión británica entregada a las tensiones y pequeñas intrigas que promueve el festejo de la visita real al lugar.

El problema que tengo con este largometraje es que las cuitas de ese personal ante la inminente visita de los reyes a la mansión se me antojan un material que puede dar para un par de capítulos curiosos en la serie, pero el resultado en el cine a nivel de guion es solo precisamente eso: material de capítulo doble de la serie. Es curioso porque en lo referido a dirección y despliegue visual, Downton Abbey funciona bien como película de largometraje y le saca todo el partido a la pantalla grande. Pero la manera en la que plantea conflictos y los resuelve es tan episódica como si estuviéramos viendo un capítulo, o dos capítulos unidos, de televisión.

La conspiración contra la visita real es simplona en su planteamiento y precipitada en su resolución. El conflicto de la joven ayudante de cocina con su pretendiente lo mismo. Y así todas las intrigas planteadas, más para servir como plataforma a unos actores que saben sacarle partido a sus personajes con poco material de argumento y diálogo y abusando del conocimiento y simpatía por dichos personajes que tienen los seguidores de la serie.

Lo que acusa esta película es una falta de independencia de la serie que lo precede en la mayor parte de sus tramas y desarrollos de conflictos y personajes. Un buen termómetro de ello sería cómo han metido con calzador la presencia de Matthew Goode en su papel de Henry Talbot, que apenas pasa de cameo.

Un brindis a la afición, y nada más.

Afortunadamente para el resultado final del conjunto l la película cuenta un mecanismo infalible de seguridad: la trama que enfrenta a Maggie Smith e Imelda Staunton. Así puede levantar algo el vuelo. El duelo de ambas actrices y sus personajes, así como las historias que arrastran tras ellas, son sin duda el corazón de la película y lo mejor de la misma. Ellas sí acompañan la calidad de propuesta visual de corte cinematográfico de la película frente a su episódico y minimalista guión de corte más televisivo.

Miguel Juan Payán

Compra tu entrada:

 

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
Modificado por última vez en Viernes, 20 Septiembre 2019 12:52
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp