Crítica de la película RAMBO Last Blood

Lástima: no empieza a ser realmente Rambo hasta los 20 minutos finales.

Después de una larga espera y las buenas vibraciones que como disparate de acción nos dejó la cuarta película de la saga, Rambo: Last Blood me deja una sensación agridulce de desperdicio de reparto por guión flojo y que además en su primera parte aplaza la acción a que nos tiene acostumbrados la saga en sus entregas anteriores.

El problema añadido es que esa primera parte, la más emotiva -forzadamente emotiva, todo hay que decirlo-, aborda un tema serio, un asunto tan grave y trágico como la trata de blancas, y eso encaja mal con el tipo de disparate de acción y aventuras que siempre ha propuesto el tipo de propuestas que protagoniza este icónico personaje.

Es una pena porque sin duda la película esporádicamente en su primer y segundo acto y totalmente en el tercer acto, entra en el juego de lo que esperan los espectadores de la saga de Rambo, e incluso incluye un desenlace que es la acción más brutal del protagonista en sus cinco aventuras cinematográficas.

Además está bien resuelta en lo visual porque Adrian Grunberg es un buen director, como ya demostró en Vacaciones en el infierno, protagonizada por Mel Gibson.

Pero le falla un guión que tiene algunos momentos suscepctibles de hacernos sospechar su naturaleza de Frankenstein finalmente compuesto con trozos y en el que todo indica que podrían haberse quedado descartados mejores y más completos desarrollos de personajes como el de Paz Vega -que prácticamente se queda en algo muy cercano a un cameo- y un mejor uso de dos máquinas ante la cámara que son lo mejor de la película y le dan una vida y una personalidad propia, incluso al margen de la saga Rambo, Óscar Jaenada y Sergio Peris-Mencheta. Asociar a esos dos actores es uno de los aciertos de la película. No utilizarlos más y mejor y dejarles sitio para brillar como antagonistas de Rambo es un error. Hasta el punto de que la resolución del personaje de Jaenada es abrupta, está mutilada, pide a gritos algo en cámara que no está. Lo mismo que ese personaje de traficante de mujeres maduro que va a hablar con los personajes de Jaenada y Peris-Mencheta pero también queda sin desarrollar, en nada.

La clave estaba en ellos. Ocasión perdida. Son el alma de esta fiesta que como he comentado antes, solo en su parte final recupera el verdadero nervio de la serie de películas de Rambo, acumulando secuencias de acción particularmente sangrientas que recuperan el tono de masacre de la cuarta entrega de la saga, claramente superior a esta.

Lo que le falla es que en su primer acto, después del prólogo, le sobra mucho mareo de caballo, mucho diálogo emotivo, mucho meter con calzador el trauma de Rambo desde Acorralado y mucho papel para la joven víctima hablando con su tío John, en un intento por aportar solidez dramática a algo que no lo necesita, porque tratándose de Rambo, sabemos a qué hemos entrado al cine. No me hagan perder minutos del espectáculo de acción con un andamiaje emocional y dramático de un tipo totalmente ajeno al personaje titular de la saga y que en cualquier caso estaba mucho mejor resuelto en la película Blood Father, otra protagonizada por Mel Gibson, al que se le dan mejor estas fórmulas argumentales de padre vengando o protegiendo a hija.

De manera que sensación ambigua, agridulce. Dos estrellas y media. Me interesa más lo que pueden proponerme los personajes de Jaenada y Peris-Mencheta. Ahí tenemos una historia. No olvidemos que en la mejor película de la serie, la primera, Acorralado, una clave esencial es que alternativamente íbamos contemplando la acción también desde el punto de vista de los policías que perseguían a Rambo por el bosque. Haber incorporado aquí punto de vista de estos personajes le habría hecho ganar mucho al conjunto de la propuesta, que se resuelve de manera precipitada.

No aburre. No cansa. Es entretenida. Tiene unos buenos minutos finales de acción “made in Rambo”, pero no es un Rambo al cien por cien.

Miguel Juan Payán

Compra tu entrada:

 

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
Modificado por última vez en Viernes, 27 Septiembre 2019 10:13
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp