Crítica de la película Midway

La mejor segunda película de Roland Emmerich tras Anonymous.

El director de espectáculos visualmente rocambolescos y exagerados se saca de la chistera su mejor trabajo en su faceta como realizador de blockbusters espectaculares con esta crónica del enfrentamiento de Japón y Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta versión de Midway, a pesar de su título, hace un dinámico recorrido por el ataque a Pearl Harbor, el bombardeo de venganza de Doolitle, y los acontecimientos que condujeron a la batalla en cuestión.

En mi opinión es mejor que Pearl Harbor, de Michael Bay porque se ha librado del lastre petardo de la historia romántica a tres bandas que servía como caramelo sentimentaloide para pescar público más amplio en aquella. Nada de hora y media de romance metido con calzador aquí. Va al lío, y el lío son las acciones bélicas.

También mejora la anterior versión cinematográfica de este asunto que protagonizara Charlton Heston en sonido Sensurround con el título de La batalla de Midway. Aquella estaba concebida como pretexto para montar una variante del cine de catástrofe repleto de estrellas en el reparto pero le sobraba todo el rollete del hijo del personaje de Heston y sus conflictos con papá por su esposa japonesa. Otra subtrama sentimentaloide metida con calzador que nos importaba un pimiento.

Obviamente echamos mucho de menos a grandes que formaban en la tripulación de aquella, como Henry Fonda, Robert Mitchum o Glenn Ford, pero gana esa pérdida de protagonismo de estrellas y su apuesta por un actor realmente flojo para interpretar a Dick Best, que transmite poco y además se ha pasado imitando al héroe “machoman” del cine bélico clásico -debería haber revisado menos John Wayne y más John Garfield o Steve McQueen, aunque eso sería pedirle peras al olmo-, a base de un buen ritmo que con tanto frenetismo impide pensar demasiado en todo ello al espectador.

No es Tora, Tora, Tora, que era mejor, pero es muy entretenida y si sabes lo que vas a ver -no esperéis La delgada línea roja ni tiene la calidad de Dunkerque-, pero durante dos horas y dieciocho minutos te mete en un despliegue visual de acción trepidante que lo amigos del cine bélico sin complejos vana disfrutar, porque no se entretiene en inventarse subtramas y va directamente al lío.

Aquí Emmerich afina más la puntería. Va al grano y se fabrica una película bélica que no es nada nuevo bajo el sol y recorre con ganas todos los tópicos del género en su fase más propagandística -rara avis en nuestros días, dicho sea de paso-, de manera que le sale algo muy parecido a uno de esos propagandísticos de postguerra que podría habernos propuesto un director de encargo, artesano más o menos hábil, en el Hollywood de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, a principios de la década de los cincuenta, pero con una clara intencionalidad propagandística de explotación de la gesta del pasado más inmediato para hacer propaganda y servir como herramienta de reclutamiento de cara al nuevo conflicto de los Estados Unidos en Corea.

Emmerich saca el máximo partido a los efectos visuales y no se corta un pelo a la hora de copiar las mejores ideas de plano de Pearl Harbor para sacarle mayor partido al asunto. Rueda así una de sus películas más entretenidas, con los diálogos reducidos al máximo -y menos mal, porque algunos, como el de las maniobras de vaquero o el de la única fémina con papel en el asunto, muy breve y de adorno, “Voy a empolvarme la nariz”, causan sonrojo- para poder saltar de una secuencia de combate a otra con breves interludios de ligerísima construcción de la toma de decisiones.

Un rato de cine muy entretenido que hay que ver en pantalla lo más grande posible.

Miguel Juan Payán

 

Add to Flipboard Magazine.

COMPRA TU ENTRADA

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
Modificado por última vez en Jueves, 05 Diciembre 2019 14:53
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp