Crítica Star Wars. El Ascenso de Skywalker ★★★

Crítica de la película Star Wars. El Ascenso de Skywalker

Decepcionante desenlace de la trilogía y lastre para toda la saga.

El episodio IX de Star Wars hace buenos lo episodios I, II y III de Lucas y destruye inútilmente la mítica de los episodios IV, V y VI. La mitología galáctica de Lucas sale muy maltratada de El ascenso de Skywalker, que sin duda es inferior a sus dos predecesoras, El despertar de la fuerza y Los últimos jedi.

Su principal problema es el guión. Inconsistente, se contradice a sí mismo continuamente. Pincha en el desarrollo final del arco de Rey, que queda muy maltratada en esta tercera película, desembocando en un sonrrojante momento estilo La Bella Durmiente que desdice las propuestas de empoderamiento que pudieran manejarse para el personaje en las dos entregas anteriores. Lo mismo ocurre con Poe Dameron y Finn. Ninguno de los dos llega a eclosionar. Abrams vuelve una y otra vez sobre la fórmula de tensión sexual no resuelta, en clave tragedia, entre Rey y Kylo Ren acaba por engullirlo todo. Y ni siquiera sobre ese asunto esta película nos añade nada que no estuviera ya en las anteriores. Es una fórmula estancada que produce paulatino estancamiento en todo lo demás, un auténtico agujero negro de guión que lo engulle todo, impide el desarrollo de todos los demás personajes, causa el caos en la construcción de la épica de la trilogía, y de paso devora incluso a los personajes clásicos de la saga, que en esta ocasión, más que en las dos películas anteriores, quedan reducidos a meros cameos oportunistas.

Lástima porque el episodio VII sembraba expectativas de algo interesante si finalmente esta saga hubiera llegado a desarrollar su verdadera personalidad, incluso cuando el episodio VIII decidió seguir por su propio camino. La resolución de la cuestión del origen de Rey que se aplica en esta tercera película es como mínimo caprichosa, más disparatada que sorprendente, forzada y me hace pensar en los guionistas convertidos en magos de feria sacándose un conejo de la chistera que pueda poner solución y fin a todas aquellas líneas argumentales que no saben cómo solventar.

Kylo Ren queda convertido en un pelele veleta que va de un lado a otro del arco de desarrollo entre la luz y la oscuridad según sople el viento o el aliento del guionista al que le toque ese día darle una colleja a su personaje. Gran desperdicio de Adam Driver.

Finn y Poe Dameron se quedan como mero boceto de lo que podrían haber sido.

Dicho sea de paso, la recuperación de personajes es torpe. Hay muertes muy tontorronas. Personajes desperdiciados (las dos nuevas incorporaciones femeninas, que apenas pintan finalmente nada en la trama, son como convidados de piedra), y contradicciones en el destino de los personajes que el propio guión traza para desdecirse de ello casi de inmediato.

Todo en la línea argumental de este largometraje produce una doble sensación de precipitación y falta de planificación de la trilogía, así como de insistente reiteración en cosas que ya nos han contado antes en las dos películas anteriores, y de falso remake del episodio VI.

Arranca con un ritmo trepidante como si quisiera batir el récord de velocidad en acción y acontecimientos en tono de serial que tuviera Indiana Jones y el templo maldito, acaba recordando el desenlace de la saga de Harry Potter, y en medio de todo eso insiste en repetir de forma cansina momentos que ya estaban en El despertar de la fuerza, repitiendo el final de aquella, insistiendo en el momento central de encuentro de Rey y Ren con Snoake en el ecuador de Los últimos jedi. Lo peor es que Abrams acabe canibalizando su propia primera película de Star Wars y renunciando a darle toda la identidad propia y diferenciada que aquella parecía tener frente a sus predecesoras. Que además fagocite la parte mas floja de El retorno del jedi, su desenlace, pero sin ser capaz de reproducir la carga épica de aquél otro desenlace le asesta un duro golpe a toda la saga y pone en cuestión, como curiosamente propone alguna que otra frase de guión de la película, todo lo hecho hasta este episodio IX.

La película es entretenida porque la acción no para, aunque eso triture todo el ritmo y anule toda posibilidad de desarrollo de conflictos y personajes, pero lo peor es que ni siquiera resuelve y cierra las líneas abiertas e incógnitas pendientes de los nueve largometrajes.

En su desenlace esta larga saga muestra serias evidencias de agotamiento y sobrexplotación y no logra igualar la épica de los episodios IV, V y VI, poniéndose incluso por detrás de los episodios I, II y III.

Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

COMPRA TU ENTRADA

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 20 Diciembre 2019 18:58
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp