Crítica de la película El Faro

Una de las mejores y más atrevidas y estimulantes de este año.

Robert Eggers ha vuelto a hacerlo. Ya me sorprendió muy positivamente con su manera de afrontar el género de lo inquietante en La bruja y repite la jugada ahora, mejorándola, con El faro.

La película es un auténtico toque de autoridad en la cartelera. Sin concesiones. Imponiéndose al espectador con brillante solidez desde la pantalla en negro y el juego con el sonido que abre el relato antes incluso de que aparezca una sola imagen. Escuchamos ahí la voz del faro. Ese sonido que nos acompañará como un personaje más, el propio faro, en este viaje de pesadilla que compartimos desde la primera secuencia. Los protagonistas en la gabarra, de espaldas a la cámara, comprimidos en un espacio exiguo. La decisión de presentar la historia en una relación de aspecto de 1.19:1 que prácticamente convierte la imagen a proyectar en un cuadrado, comprimiendo más a los personajes contra las fronteras del encuadre, anticipa la claustrofobia que va a acompañarnos el resto de la proyección como a los propios protagonistas.

Eggers trabaja esa sensación de estar atrapados desde el primer momento. Primero en exteriores, haciendo que la masa de rocas aplaste a los dos fareros contra el cielo, y luego en el interior, cuando acompañamos al personaje de Pattinson descubriendo el interior de la casa, paulatinamente más angosto, con un movimiento de cámara que refuerza la sensación de estar siendo engullidos en esa casa por la oscura garganta de las escaleras que nos conducen hasta los dormitorios en los que se alojarán los protagonistas. Algún contrapicado echa el techo prácticamente encima de los personajes.

En esos interiores, el director se muestra tan minimalista como para fijar el rostro de Willem Dafoe en un pequeño espejo de la pared que está sobre Pattinson, o para poner en la pared un barco cuando Pattinson se acerca a la ventana, o colgar un cuchillo que parece pender entre los dos personajes en el primer enfrentamiento en el que el personaje de Dafoe humilla al de Pattinson. Toda la película está repleta de esos pequeños detalles.

 

El duelo del desolado y hostil exterior y el no menos hostil interior en el que se va desvelando la trama se articula, junto con todas esas escenas de cena que marcan el ritmo del relato y su progreso del primer al segundo acto, y de éste al tercer acto, con el cruce de géneros que nos lleva desde la intriga a la fantasía, y de ahí al horror. Pero un horror que no se somete a las constantes del cine de terror que se prodiga actualmente en la cartelera. Hablamos del horror de la demencia, perfectamente posible, inquietantemente cercano y que va asentándose en los personajes a medida que los ecos de su pasado y su creciente enfrentamiento los arrastran por un camino en el que el espectador comparte las dudas, frustraciones y alucinaciones del personaje de Pattinson.

Desde ese punto de vista no es disparatado ver un cierto parentesco en el ejercicio narrativo que nos propone aquí Robert Eggers con el que nos propusiera Stanley Kubrick en El resplandor, salvando las distancias. El propio director podría haber querido que cobremos conciencia de ese parentesco introduciendo un guiño con hacha incluida en una de las secuencias de la película cuando, como en la película de Kubrick, caminamos ya hacia el desenlace.

Rica en su propuesta narrativa, sugerente en su puesta en escena y plena de contenido para la reflexión, El faro pasa a estar en el primer puesto en mi lista de las mejores películas del año.

Miguel Juan Payán

 

 

 

Add to Flipboard Magazine.

 

COMPRA TU ENTRADA

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 10 Enero 2020 11:45
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp