Imprimir esta página

Crítica Hogar ★★★

Crítica de la película Hogar

Los hermanos Pastor nos traen un interesante thriller apoyado en sus protagonistas.

Especialmente el papel espectacular como siempre, que hace Javier Gutiérrez, un tipo que conocemos poco a poco y acabamos descubriendo quién es realmente a lo largo de la historia. Pero también en un muy sólido Mario Casas dándole la réplica y por supuesto sin olvidarnos nunca de Ruth Díaz y Bruna Cusí, los personajes femeninos centrales de una trama que empieza en una dirección y acaba sorprendiendo para bien. Lo que en principio parece un cuento voyeurista sobre no dejar atrás el pasado y lo que ocupa en nuestra vida, pasa a ser una historia oscura de deseos, envidias y poder que obsesiona al protagonista durante todo el metraje. No es perfecta, ojo, pero consigue engancharnos sin lugar a dudas.

La historia nos lleva a un publicista, despedido de su trabajo, que no consigue encontrar quien le dé un nuevo empleo. Acuciado por las necesidades de la familia, de su mujer y de su hijo, se ve forzado a dejar su lujoso apartamento y mudarse a un modesto piso en las afueras. Pero es incapaz de dejar atrás el pasado. Atormentado por su situación, conservando una llave de su antiguo apartamento, pronto empezará a estudiar a sus nuevos inquilinos, envidiando la vida que él tuvo que dejar atrás y que ellos ahora poseen. Ahí es donde la trama comienza a dar un giro hacia un punto mucho más siniestro, del drama social al thriller de suspense cercano por ejemplo a Alguien me espía, de John Carpenter.

Saben los hermanos Pastor, que tienen una filmografía más que interesante, conferir a la historia de ese aire malsano y perturbado, de esa tensión creciente en la historia que poco a poco abandona la crítica social, la mirada a una sociedad que olvida a su gente y la deja abandonada, para centrarse más en el juego psicológico y en el suspense. Matrícula de honor en ese momento también para Gutiérrez y Casas, y también para las actrices antes mencionadas. Aunque es cierto que el guión desaprovecha su paso por la historia, que se convierte en más anecdótico que el de los protagonistas masculinos. Quizá algo más de desarrollo, especialmente al personaje de Ruth Díaz, sería mejor. Sobre todo con un final no del todo cerrado.

Porque su mayor problema está en el guión y no sólo con el desarrollo de los personajes femeninos. En su intento por crear ese ambiente y ese juego psicológico, tan bien defendido por actores y visualmente, nos encontramos con momentos que chirrían en el guión, o algunos que directamente fallan y no tienen sentido. No queremos ni vamos a hacer spoilers, pero recuerden un momento en concreto con un coche que, analizado, no permite el desarrollo de la trama a posteriori. Nada encaja ahí. Y es un ejemplo, quizá el más evidente. Eso está a punto de hacer sucumbir a su aire siniestro y perturbador, a su final convincente en su mayor parte, y a esa tensión creciente que nos lleva a él. Buena película, eso sí, sin duda.

Jesús Usero

 

 

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Sábado, 21 Marzo 2020 12:50
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)