Crítica La Estafa (Bad Education) ★★★★

Crítica de la película La Estafa (Bad Education)

Buena comedia que explica muy bien claves que conducen a la corrupción.

    Basada en hechos reales, aborda el que se conoce como el mayor robo a escuelas de Estados Unidos. El contexto en el que se produce ese robo es el mundo de la educación, en Estados Unidos. Pero lo que propone vale para la política, pero también es válido para cualquier otro contexto, para cualquier posición o cargo de responsabilidad. En cualquier país, ciudad o pueblo del mundo. Vale para cualquier acto de corrupción, por pequeño que sea.

 

      Y no dudo que una parte de los espectadores, después de ver la película, se miraran al espejo con la conciencia haciendo equilibrios sobre la cuerda floja por ese pequeño o ese gran acto de corrupción en el que han participado, quizá justificándolo ante el espejo cuando se miran como una maniobra de emprendedor, un acto de picaresca y astucia sin importancia ni consecuencias, y ostras cortinas de humo del mismo estilo.

      Ese momento de la justificación también está en esta película que no tiene desperdicio como manual de (malas) costumbres para quienes ostentan cualquier cargo, por pequeño que sea, de responsabilidad.

      El tema de la película, que gira en torno a la ética es la verdad. La verdad del personaje de Jackman que se va revelando argumentalmente al mismo tiempo que el propio personaje acepta su verdad íntima en un tardío y falso intento de redención con su amante más joven (escena de la discoteca). Los planos de Jackman ante el espejo ya son una declaración de principios muy clara sobre la máscara de perfección bajo la cual se esconde el personaje, subrayada con esa breve escena de cuenta atrás en el quirófano.

      La verdad sobre la falsa sensación de éxito del personaje de Janney, que ella traslada a sus hijos, a su sobrina, hasta hacerles vivir en una burbuja de mentira que adquiere su talante más cómico y ligero con la escena de las compras del hijo, en la que la música, como en el resto de la película, ocupa un protagonismo singular a la hora de marcar el rumbo nada fácil desde la comedia inicial hacia el drama final que sigue la película. En cada momento, el inteligente juego con el tono que aporta la música, en contraste con las imágenes, es una de las mejores armas de esta película. La verdad que tiene que afrontar también, con todas sus consecuencias, Rachel, la joven periodista de instituto. Y no solo la verdad de lo que ocurre en la escuela, sino la verdad sobre su propio pasado familiar con el tema de su padre.

     El precio de la verdad también está presente en la película.

     La estafa habla de las máscaras, de la presión por alcanzar el éxito, y vuelve a decirnos que no, que realmente el fin nunca justifica los medios, por mucho que queramos adherirnos a esa frase como excusa para prescindir de la moral según nos conviene.

     Y para abordar todo eso, esta comedia que acaba con pinceladas de drama y juega muy bien con la ambigüedad de las etiquetas de protagonismo y antagonismo, tiene muy buenas herramientas con las que trabajar.

     Primero el reparto. Clave para mantener la evolución de la historia que astutamente sigue la carrera desde el éxito hasta la caída en desgracia del que es su protagonista, Tassone. La química de Hugh Jackman, en un papel de cambio de registro que le permite lucirse como actor, con Allison Janney, una vez más brillante, una vez más bordando un papel y dándole una personalidad aún mayor de la que tiene por guión, es lo que arranca y defiende con eficacia los primeros momentos de la película.

     La ecuación se completa y complica y reactiva en el arranque de la trama abriendo el segundo frente de interés con la aparición del tercer personaje protagónico, la joven alumna-periodista Rachel, interpretada por Geraldine Viswanathan, protagonista que domina totalmente la divertida serie Miracle Workers (aún más y mejor en la segunda temporada que en la primera). Ella es el agente que va a introducir el caos en el aparentemente ordenado universo del protagonista Jackman… así que inicialmente sería la antagonista. Pero el guión juega con la inversión de esos papeles que permite evolucionar y crecer al personaje de Jackman desde ese arranque de detalles de comedia hasta ese desenlace turbador donde Tassone queda totalmente desvelado con un toque onírico, de ensoñación.

     Es el segundo momento de revelación de esta película que se construye con una sencillez muy estudiada que dice mucho con muy poco y en varias capas de interpretación, siempre jugando con la comedia de regusto dramático. Ejemplo: la foto de la esposa de Tassone y el gesto con el que ésta posa, el juego del sándwich de pastrami en las gradas entre el personaje de Janney y el de Jackman, el juego de las manos y los anillos en la representante inmobiliaria que acude con otros compañeros a llevarle un regalo a Tassone, los carteles que cuelgan de las paredes en la oficina corrupta y que predican justo lo contrario de lo que allí sucede: “Equipo-aprendizaje”, “Éxito-respeto”. La clarificadora frase: “Una ciudad es tan buena como su red de escuelas”, que define la manera en la que opera la corrupción incluso convenciendo a los que inicialmente no son corruptos, pero acaban siendo cómplices de ese sistema corrompido siguiendo intereses inicialmente lícitos.

     La escena clave que acaba de definir y completar no solo el tema sino la visión sobre el mismo que tiene la película, es el encuentro del corrupto con la denunciante. En la misma, sentándose primero enfrene, en el otro banco, y luego junto a ella, según cambia su estrategia inicial de diálogo a amenaza para convencerla, se revela la estrategia de toma de rehenes del corrupto: el aviso de las consecuencias y daños colaterales que puede revelar la denuncia. La escena culmina con esa especie de mantra de la corrupción: “No es perfecto, pero funciona”.

 

Miguel Juan Payán

Suscríbete a HBO España para ver La Estafa (Bad Education) Disfrutarás de 2 semanas gratis. Después solo 8,99€/mes. Sin compromiso: cancela cuando quieras. 2 reproducciones simultáneas.

Los Tejos

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

Los Tejos

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 05 Junio 2020 10:50
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática