Crítica 7500 ★★★

Junio 22, 2020

Crítica de la película 7500

Interesante thriller alemán protagonizado por Joseph Gordon Levitt.

     Una película que llegó a estrenarse en Alemania, su país de origen, con cierto éxito, pero que nunca llegó de forma masiva al resto del mundo, más allá de algún festival, y que por fin se estrena gracias a Amazon Prime en la mayoría de países. Y no es que sea sencillo ver cine alemán siempre. No llegan la mayor parte de los estrenos, y muchas veces los mejores se pierden, pero en esta ocasión con el nombre de Gordon-Levitt y el peso de Amazon detrás de la película, podemos disfrutar de este modesto ejercicio de suspense que busca homenajear a nombres como Hitchcok o de Palma entre otros. Y la mayor parte del tiempo lo consigue y consigue mantenernos interesados durante los poco más de 90 minutos que dura.

        La premisa es sencilla, y el desarrollo más sencillo visualmente, si cabe. Un vuelo entre Berlín y París en el que unos terroristas intentan hacerse con el control del avión. Un par de pilotos encerrados en la cabina… Todo se tambalea en cuestión de minutos y las cosas se complican para el protagonista, forzado a tomar decisiones que ningún hombre debería tomar. Un punto de partida curioso porque exceptuando el inicio, con los videos de seguridad del aeropuerto, y el plano final que enfoca la cabina desde el pasillo exterior, toda la película sucede en la cabina. De los 90 minutos, pasamos perfectamente 87 dentro de la cabina y exceptuando ese arranque, todo en tiempo real. No hay cortes, no hay cambios temporales…

   Es arriesgado pero funciona, porque el director Patrick Vollrath, que se enfrenta aquí a su ópera prima en el campo del largometraje, sabe confiar primero en su estrella principal. El actor americano interpreta a un piloto norteamericano trabajando en Alemania, por lo que permite jugar con el hecho de no entender alemán bien, generando a veces más tensión en el espectador. Y se echa sobre los hombros la película, donde podemos observar no sólo su evolución en el breve viaje, sino las terribles decisiones que debe tomar en determinados momentos. El miedo, la ira, la confusión, la tragedia… Gordon-Levitt maneja todo ello con su particular talento y un magnífico aplomo. Aylin Tezel está muy bien en su breve papel, también, igual que Murathan Muslu.

     Y, además, Vollrath sabe moverse en la cabina para que su único decorado (una cabina de avión real, al parecer) nunca resulte cansino, agotador o repetitivo. Es elegante, conciso y muestra todo en su justa medida. Sabe mover la cámara y el plano lo necesario para que todo funcione y no sea reiterativo. Pero la historia no da para mucho más que un mediometraje o cortometraje. O no sabe hacerlo en su propio guión. A los 40 minutos no queda mucho más que contar, por lo que los despropósitos de guión se acumulan con ciertos tópicos que afectan a uno de los villanos y que dan aire a la película, pero no funcionan… Son tópicos, son muchas veces ridículos y tienen una pobre resolución. Por eso en el tercio final se desinfla el producto pese al buen ritmo y escenas ejemplares (la llegada a Hannover…) pero sin nada que aportar a nivel historia, trama o desarrollo. Entretiene, funciona en gran medida, pero no será memorable.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Lunes, 22 Junio 2020 17:25
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión