Crítica La cinta de Alex ★★★

Junio 25, 2020

Crítica de la película La cinta de Alex

Inspirada ópera prima de Irene Zoe Alameda, sobre la extraña y distante relación entre un padre y una hija que apenas se conocen.

       Sin precipitaciones gratuitas, lo que favorece a que nunca se pierda el hilo de la historia, la escritora Irene Zoe Alameda aborda un relato intenso y cargado de descubrimientos dolorosos, en el que un padre recién salido de la cárcel y su hija adolescente tienen que aprender a convivir. Y lo hacen en un apasionante viaje por la India, donde el progenitor intenta cerrar lucrativos contratos en el mercado de telas.

       El argumento del film gira en torno a una chica llamada Alexandra, que vive con su madre en Estados Unidos. La chica ha sido expulsada de numerosas escuelas por mal comportamiento, razón por la que su progenitora decide mandarla a la India, donde esta se encontrará con su padre. El hombre ha sido puesto en libertad hace poco, tras pasar un tiempo retenido por unas falsas acusaciones de terrorismo. La evolución sentimental entre la muchacha y su father es lo que narra la obra, en la que se establece un interesante hilo de conexión con la seducción de las telas, y la manera en que los comerciantes asiáticos enseñan a cuidar los colores, texturas y pliegues de paños y retales.

       Esa capacidad para sincronizar los vaivenes emocionales de los protagonistas y los paisajes por los que transitan es quizá lo más llamativo de una película que mantiene el listón dramático a una altura bastante apreciable; aunque esa sensación se pierde rápidamente, cuando el largo comienza a insertar una trama de denuncia social, relacionada con las injusticias cometidas por el sistema judicial en USA a la hora de acusar a ciudadanos inocentes de actividades terroristas.

    Alameda acierta ampliamente con la planificación de la película, y con la decisión de fijarse en los detalles. Esta fórmula permite a la directora contar la realidad de la joven Alexandra desde la óptica de una adolescente dolida por el supuesto abandono de su padre, la cual no entiende que su familia sea un clan destrozado por las circunstancias que le rodean. Dentro de este retrato de deconstrucción personal, Rocío Yanguas cumple brillantemente en la piel de Alexandra, a la que encarna desde un posicionamiento de lucha constante; lo que confiere verosimilitud al personaje. A su lado, Fernando Gil cumple igualmente con su caracterización del progenitor, al que refleja como un hombre con demasiados interrogantes no resueltos, al que únicamente le mantienen en pie su trabajo y la posibilidad de arreglar las cosas con su pequeña.

   Todo parece controlado en La cinta de Álex, mientras la acción se mantiene en los cauces asumibles de la relación cortante entre la pareja protagonista. Pero los problemas aparecen cuando Alameda introduce el elemento dramático de la cárcel, y de un pasado explicado de manera algo turbia. En este terreno, el de las conspiraciones de poderosos tentáculos ajenos al talante intimista de los inicios, es en el que la movie muestra sus mayores defectos; relativos a la imposibilidad de generar el debido interés sobre la evolución de los acontecimientos, en la órbita de la denuncia.

Jesús Martín

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Jueves, 25 Junio 2020 17:22
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación