Crítica La vieja guardia ★★★

Julio 07, 2020

Crítica de la película La vieja guardia

Entretenimiento y acción liderados por una brillante Charlize Theron.

   Inspirándose en la novela gráfica de Greg Rucka y Leandro Fernández, la película se convierte en una mezcla curiosa de géneros donde destaca la acción, con un punto superheroico pero también con el tono adulto del cómic, que ha sido adaptado a la pantalla por el propio Rucka y que nos llega de la mano de Netflix, demostrando como con Tyler Rake o similares, que la compañía de streaming tiene el músculo necesario para producir estas películas de gran presupuesto, y al mismo tiempo para arriesgarse con proyectos que no siempre veríamos en otros medios, especialmente en el cine, donde estas producciones de acción, aventuras o incluso comedia, pero para una audiencia más adulta, han escaseado en los últimos años. Con la excepción de John Wick, por ejemplo. O de Atómica, ya que hablamos de Theron.

   La película se centra en un grupo de inmortales, que llevan siglos o incluso milenios, deambulando por el mundo, manteniéndose en las sombras, intentando no ser descubiertos, y al mismo tiempo trabajando como soldados, como los mejores soldados del mundo tras siglos de entrenamiento. Pero en el mundo actual, lleno de tecnología y cámaras, mantener el secreto es cada vez más complicado, por lo que deben mantener un perfil bajo. Pero cuando no pueden rechazar un trabajo y las cosas no salen como esperaban, el grupo deberá hacer todo lo posible por igualar las cosas junto a un nuevo miembro, o desaparecer por el camino presa de un peculiar personaje que quiere usarles para sus propios fines.

   Por supuesto la película no sería lo mismo si no estuviese liderada por Charlize Theron. La actriz, como en Atómica o Mad Max, demuestra un especial talento para las escenas de acción y los personajes fuertes, líderes y estrategas. Su Andy es una mujer con un historial de milenios a sus espaldas, con mucho que recordar y mucho que desear olvidar. Con remordimientos y dolor… y todo se refleja en su mirada, como esa determinación de ser una guerrera implacable y casi invencible. A su lado hay nombres que destacan, como el siempre efectivo Chitewel Ejiofor, Matthias Schoenaerts o Marwan Kenzari. El problema es que su villano, Harry Melling, es simplemente un esbozo, que el actor ni puede ni sabe defender. Ahí es donde flaquea la película.

También flaquea en algunos elementos de la historia que dejan demasiado clara la intención de hacer una saga con esta historia. Quizá sea imaginación mía, pero a veces parece más un episodio piloto de una serie, que una película en sí misma. Eso juega en su contra porque parece demasiado empeñada en dejar cosas para profundizar en ellas en otras películas. Como el tema de vampiros modernos que tiene la historia (vamos a ver comparaciones con ellos por la inmortalidad continuamente). Es un gran entretenimiento y algunas, la mayoría de sus escenas de acción, son maravillosas. No es perfecta, ni lo pretende, pero es la prueba de que hay pocas protagonistas en el cine actual de blockbuster tan imponentes como Charlize Theron. Y sólo por eso y la escena de la iglesia, ya merece la pena toda la película.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 10 Julio 2020 12:40
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión