La Voz Humana ★★★★

Octubre 19, 2020

Crítica de la película La Voz Humana

Pedro Almodóvar y Tilda Swinton nos traen una de las obras más especiales del año.

      Y sí, aunque el director de este cortometraje que roza el mediometraje (dura media hora) sea nuestro ilustre Pedro Almodóvar, conviene recordar el trabajo enorme que hace Swinton como casi el único personaje humano de la película. Sin ella, La Voz Humana no existiría, la verdad, y en sus ojos se refleja todas las emociones de una historia que tiene una maravillosa mezcla de realidad y ficción, de verdad y mentira, de máscara y rostro auténtico. Una combinación entre dos mundos, que todos poseemos, y que nos definen como personas, pero también definen quiénes somos junto a otros. Lo que somos y lo que pretendemos ser, y cómo en la memoria muchas veces ambos se confunden.

      Basado en la obra de Jean Cocteau, el cortometraje de Almodóvar nos muestra a una mujer que espera que quien ha sido su amor durante años regrese a casa a recoger sus cosas, y a su perro, una vez la relación ha terminado. Un repaso conciso y concreto sobre lo que son las relaciones humanas y románticas una vez concluyen, con un punto satírico, con algo de metalenguaje y con una curiosa inventiva visual que nos mantiene pegados a la pantalla durante sus 30 minutos de duración, sin saber qué camino tomará el director a continuación. Una historia colorida y quizá parte sueño, en la que Almodóvar decide mostrarnos que a veces sólo quedan ciertas decisiones para lidiar con el pasado que nos permitan dormir por la noche. Aunque no parezcan las correctas.


      Swinton, que aparece en casi cada plano de esta historia, es un portento a todos los niveles. La actriz nos brinda una de sus mejores interpretaciones dando rienda suelta a un catálogo de miradas, gestos y movimientos (la elegancia en casi cada una de sus acciones es maravillosa. No puedes dejar de observarla…) que deben ser la envidia de cualquiera que se dedique a la interpretación. Pero, sobre todo, como indica el título de la historia, se trata de su voz y de lo que es capaz de transmitirnos con ella, de cómo la historia pasa por su voz y se convierte de ilusión en desidia, desesperación, ira, calma, ternura… Es una voz hipnótica y única.

      Es fascinante cómo Almodóvar mezcla elementos que recuerdan al propio Cocteau, a la nouvelle vague, o incluso a Bergman, para componer un relato colorido y chocante por momentos (desde esos primeros compases con el vestido rojo y el fondo descarnado, casi abandonado). No quiero revelar demasiado sobre lo que se ve o deja de ver, prefiero que se sorprendan y disfruten con esos guiños al cine y su lenguaje, con esa historia dentro de la historia, con esas salidas al mundo real o no que hay tras una película. Ya lo entenderán. Almodóvar compone un relato fascinante en el que todos debemos enfrentarnos a nuestras propias mentiras, la máscara que cada uno compone. Pero da la sensación de que había más por explorar en esta historia. Nos sabe a poco y queremos más. Ese es el mayor pero que tiene. Acaba demasiado pronto.

  Jesús Usero

 

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 23 Octubre 2020 07:56
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión