Jóvenes y brujas ★★

Octubre 30, 2020

Crítica de la película Jóvenes y brujas

Zoe Lister-Jones realiza una mixtura entre secuela y reboot, para recuperar esta película de terror adolescente.

      Jóvenes y brujas alcanzó una sorprendente popularidad en 1996, merced a la apuesta de Andrew Fleming por mostrar el desfogue en plan aquelarre de cuatro amigas hermanadas por la magia negra; quienes experimentan las siniestras consecuencias de sus aventuras sobrenaturales. Resulta muy interesante comparar los parámetros artísticos de esa cinta, con los que ahora presenta la movie de Zoe Lister-Jones: un actualización mucho menos arriesgada que la anterior, y bastante más dada a no jugar demasiado con los conceptos éticos y morales que suelen venir asociados con las actividades de las denominadas hechiceras.

      El argumento de Jóvenes y brujas en 2020 no dista mucho del de su precedente fílmico, y arranca con la relación entre cuatro adolescentes con poderes increíbles para practicar sortilegios y conjuros. Entre ellas sobresale Lily (Callee Spaeny): una chica huérfana de padre, cuya madre aspira a casarse con un hombre de un carisma especial y atrayente. Nada más llegar a su nueva casa, la muchacha entra en contacto con Lourdes (Zoey Luna), Frankie (Gideon Adlon) y Tabby (Lovie Simone): tres compañeras de clase, que buscan un cuarto miembro para su hermandad de magas. Poco a poco, Lily descubre sus auténticos poderes; al tiempo que sale a la luz un terrible secreto, sobre su nacimiento y sus orígenes.

      Esta historia, cuyas coordenadas prometían un espectáculo de sustos y sorpresas constantes, queda rebajada en esencia por una puesta en escena bastante rutinaria; y un punto de vista demasiado light como para destacar en el género del terror cinematográfico, pese a estar concebido para el público teen.

      Las protagonistas de esta nueva adaptación de Jóvenes y brujas no consiguen transmitir similar química activa a la desarrollada por las recordadas Robin Tuney, Fairuka Balk, Neve Campbell y Rachel True. Spaney, Luna, Adlon y Simone parecen como atadas ante la cámara, por un libreto que únicamente da pinceladas psicológicas a sus respectivos roles. Un mal generalizado, que se traslada al resto de los personajes que deambulan por esta cinta entretenida; pero no atrayente.

      En medio de semejante voluntad difusa, los problemas existenciales de Lily quedan diluidos en una especie de abismo juvenil, sin precisar sentimientos o comportamientos afectivos especialmente notables. Algo que se contagia, como en un juego de fichas de dominó, al resto de la trama; en la que quedan demasiadas partes en blanco.

      No obstante, si hubiera que resaltar algún elemento de interés de cara a los seguidores de la movie de 1996, este sería el cameo de la enigmática Fairuza Balk, en la piel de una desquiciada Nancy Downs. Una colaboración a la que se suma la presencia de David Duchovny. El actor que encarnó al agente Fox Mulder, en la serie Expediente X, da vida en esta ocasión a un rol muy diferente al del celebrado investigador televisivo del FBI.

      Sin la carga perturbadora de su modelo fílmico de 1996, esta versión de Jóvenes y brujas despliega un terror de pose a lo Buffy y Crepúsculo. Posicionamiento que sirve para sacar conclusiones sobre cómo ha cambiado el público cinematográfico teen, en estos últimos veinticuatro años.

Jesús Martín

 

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 30 Octubre 2020 10:36
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación