Host ★★★

Enero 07, 2021

Crítica de la película Host

Simpática muestra de terror rodada durante la pandemia.

      Una de las pruebas de que en tiempos de necesidad el ingenio siempre genera formas de reinventarnos y de reinventar el arte. En este caso una película rodada desde casa, con mucho ingenio, en mitad de la pandemia y sin que los actores o el equipo mantuviese ningún tipo de contacto, todo a través de cámaras web que nos muestran lo que están sufriendo los personajes protagonistas y todo lo que pasa en tiempo real. Y muchos han creído ver en esta historia una muestra de originalidad sin medida, algo nunca antes visto. No quiero ser yo quien pinche el globo, y me parece que la idea de Host es buena y está bien ejecutada, pero la película es cualquier cosa menos original…

      La historia es la de un grupo de amigos que en estos tiempos tan peculiares, decide organizar una sesión de espiritismo a distancia. Seis amigos y una experta en el tema, una médium que les cuenta la situación y les explica cómo enfrentarse a ella, desde la seguridad de sus propias casas. Y advierte al grupo sobre lo que puede pasar, pese a estar separados por la distancia. Incluso les da la clave para que puedan salir de la sesión si las cosas se tuercen. Cada uno se toma la sesión de una forma distinta, desde la risa nerviosa a la incredulidad, incluso a quien cree que lo que sucede puede ser real. Pero cuando una fuerza demoníaca haga acto de presencia, las cosas se volverán realmente siniestras.

      Un reparto de rostros casi desconocidos interpretándose a sí mismos y jugando a un juego que el director ya había puesto en marcha para un cortometraje en 2017, cuando en una charla virtual simuló que algo le atacaba en su ático para asombro y terror de sus amigos que desconocían que todo era una broma. El video se hizo viral y ahora Rob Savage pone en marcha una historia en la que mucho está improvisado, y hay mucho ingenio a la hora de presentar las ideas, además de trabajar muy bien con el reparto para que sintamos que la presencia es real y que el terror es real. Luego, en menos de una hora, la historia se llena de sustos para complacer al espectador.

      Sustos uno detrás de otro. Y no está nada mal la idea. En estos tiempos es casi terapéutico y la película ni huye ni engaña. Es magnífico lo que puede conseguir con un paneo de la cámara en el momento adecuado, un grito perfecto o una sombra bien situada. Pero, de nuevo, no ha inventado nada. Llevo unos días leyendo sobre la originalidad de Savage y su gente. Sobre su prodigio narrativo en pequeñas ventanas de la webcam… Y no. No es nada original. Desde Eliminado y su secuela, pasando por Searching o la española Open Windows, otros ya lo hicieron antes. En algunos casos hasta mejor. Así que la película está bien, entretiene, convence, pero ni brilla, ni reinventa la rueda. Toma lo que otros ya hicieron y lo aplica correctamente. Es más de lo que muchas otras películas consiguen.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

  

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión