Bajocero ★★★★

Enero 29, 2021

Crítica de la película Bajocero

Uno de los mejores thrillers del año, sin importar el país del que proceda.

      Bajocero nos devuelve a un tipo de cine que en nuestro país se nos da realmente bien y que nos ha traído algunas películas absolutamente brillantes en los últimos tiempos. Un género en el que hemos encontrado títulos como Adiós o la maravillosa Quien a Hierro Mata, por nombrar solo dos ejemplos. Bajocero está en la línea de la segunda pero además hace que el espíritu de western sea más poderoso que en las otras recordando continuamente a Río Bravo de Howard Hawks. Con un giro o varios, por supuesto. De hecho el concepto inicial es Río Bravo sobre ruedas. El resto… hay que descubrirlo por uno mismo y dejarse atrapar y deslumbrar por la propuesta.

      Un policía se enfrenta a su primer traslado de presos. Un viaje en mitad del gélido invierno para mover a un grupo de presos que van desde el líder de un peligroso grupo de Europa del Este, a ladrones de medio pelo. O un contable de un partido político… Lo que parece un viaje rutinario para este tipo, que es un hombre que siempre sigue las reglas, se convierte en un intento desesperado por sobrevivir cuando el vehículo blindado sea asaltado pero, ¿por quién? ¿Es un socio del peligroso delincuente? ¿Alguien intentando atar cabos políticos? ¿Una cuenta pendiente? ¿Un simple juego mórbido? Para descubrirlo tendrán que ver la película, pero posiblemente no sean capaces de acertar lo que va a suceder, realmente. Y esa es una de las ventajas de la película.

Bajo Cero 2

      El guión sabe girar en direcciones no esperadas por la audiencia y sorprender en momentos claves, cuando uno cree saber lo que va a suceder a continuación. A veces lo hace de forma contundente y realmente inteligente, otras lo hace de forma demasiado… preparada. Como si el espectador necesitase un rastro de miguitas de pan para no perderse o para creer lo que está sucediendo. No es el mejor modo de resolver ciertos momentos en los que apuesta por mostrar las cosas de forma obvia. Encajan, sí, pero no todo el mundo lleva determinadas cosas en la guantera para que a todos nos encajen las piezas del puzle. Una deuda pequeña, pero una deuda sin duda alguna, que a veces empaña el buen trabajo de un guión seco, duro y potente. Inteligente, de personajes muy bien descritos y con la esencia de Hawks, esa camaradería que impone el camino y el conocimiento de lo que está pasando.

      Javier Gutiérrez sigue demostrando que es uno de nuestros mejores actores, en cualquier terreno y ante cualquier proyecto. Ojalá la película sea un éxito rotundo para que nos encontremos con más proyectos como éste, y más con Javier Gutiérrez. A su lado Isak Ferriz sigue brillando en cualquier serie o película en la que aparece, dando credibilidad y fuerza a sus personajes. No vamos a descubrir aquí ahora a alguien como Luis Callejo, ni mucho menos, ni Àlex Monner o Andrés Gertrudix. Pero atentos a Patrick Criado y su personaje. No podemos decir más. Y cómo olvidarnos del trabajo sensacional de Karra Elejalde. El resto es puro prodigio visual (salvo algún momento de pantalla verde terrible) en el vehículo blindado, lugar que exprime al máximo el debutante Lluís Quílez con un enorme talento. Y cuando la película llega a su maravilloso final, todavía más cercana al western europeo, entonces descubrimos de qué está hecha realmente Bajocero. Dura, seca, violenta… brillante durante muchos momentos. Un excelente thriller con alma de western.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 29 Enero 2021 19:41
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión