Malcolm y Marie ★★★

Febrero 08, 2021

Crítica de la película Malcolm y Marie

Zendaya y John David Washington hacen que la película apruebe.

      Sam Levinson, el creador de Euphoria, vuelve a la silla de director de cine, con una película que, como en muchos de sus trabajos, peca de pedante, de no saber qué historia quiere contar realmente y de perderse en lo estético en lugar de en lo narrativo o en el guión, excesivamente recargado y barroco. Al final son historias mucho más sencillas de lo que quiere hacernos creer. En algunas ocasiones funciona, como es el caso de Nación Salvaje o la propia Euphoria (al menos para una buena parte de la audiencia). Pero no es el caso de Malcolm & Marie, una película sobre personajes realmente inquietantes, en un mundo de fama y poder que normalmente la gente no entiende…

      Tampoco ayuda mucho la película para que lo entendamos mejor. Malcolm y Marie es la historia de dos personajes en una casa. Él es director de cine, ella modelo y aspirante a actriz. Él acaba de estrenar con mucho éxito una película y parece que a los críticos les ha encantado. Ella no parece demasiado contenta pese a la alegría de él. Cuando empiezan a hablar la cosa deriva a una brutal discusión que evoluciona a lo largo de la noche y en la que todas las emociones ocultas durante mucho tiempo, acaban floreciendo y explotando hasta quizá acabar con la propia pareja y con su mundo. Y de paso para criticar a quienes critican el cine, o no, según lo quiera entender cada uno. Es quizá el momento más divertido de la película.

Malcolm Marie 22

      No sé si Levinson intenta hacer un acto de contrición con esta película, haciendo que sea una especie de pedir perdón a la gente que le rodea, especialmente a sus seres queridos, tras el éxito. Quizá con Euphoria. Quizá sea una queja también. Pero sobre todo es la relación entre dos personas extremadamente tóxicas que no hacen más que dar vueltas a un tema que queda concluido en el primer tercio de película. No es que saquen más y más porquería de la propia relación, es que se regodean en ello, en hacer caer al otro y en quedar por encima. En ganar. Y todo ello a través de los diálogos más abigarrados y exagerados que uno pueda imaginar. Al final ambos personajes están huecos… Son sólo cáscaras parlantes.

      Y Levinson sabe aprovechar la situación para hacer que la película sea visualmente bella, incluso entre esas cuatro paredes. Podía quedar teatral y no lo hace. Pero sí queda exagerada, pretenciosa y ridícula. A la media hora te das cuenta que debería haber acabado ya, y sigue estirando el chicle. Es en esos momentos en los que John David Washington y, especialmente, Zendaya, sacan a relucir lo mejor de cada uno de ellos para levantar la película y hacer que merezca la pena verla. Con otros actores quedaría un producto bello pero vacío y mediocre. Con ellos es menos vacío y muchísimo menos mediocre. Repito, especialmente con ella.

Jesús Usero

Malcolm y Marie se puede ver en Netflix

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Martes, 09 Febrero 2021 12:12
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión