14 días, 12 noches ★★★★

Febrero 18, 2021

Crítica de la película 14 días, 12 noches

Jean-Phillippe Duval elabora una película emocionante y contenida, donde los paisajes se funden con el drama que cuenta el guion.

      A veces, los silencios son tan importantes como los mejores diálogos. La capacidad para llenar los vacíos sonoros con respiraciones profundas, miradas perdidas, y gestos ralentizados es una técnica arriesgada, que no está al alcance de muchos directores. El miedo a perder el interés de los espectadores suele llevar a los cineastas a preferir las palabras, antes que la mudez ocasional de los personajes. Esto no le ocurre a Jean-Phillippe Duval, quien  opta por el mimetismo de sus dos protagonistas, para enfatizar el carácter íntimo y reservado de 14 días, 12 noches.

      La trama comienza con el viaje a Vietnam de Isabelle Brodeur (Anne Dorval): una oceanógrafa de Quebec, que acaba de perder a su hija adoptiva. La mujer había obtenido a Clara en un orfanato de Hanói (Vietnam); por lo que decide trasladarse allí con las cenizas de la chica, para reunir de manera simbólica a esta con su madre biológica. La búsqueda de esta persona lleva a Isabelle hasta la identidad de una guía turística, llamada Thuy Nguyen (Leanna Chea), quien entregó a la joven al orfanato por intermediación de la abuela de esta, sin que ella estuviera de acuerdo con semejante acto. La incapacidad de Isabelle para contar a Thuy Nguyen el auténtico motivo de su viaje hace que entre las dos mujeres surja una especie de amistad; aunque este afecto pronto se destruye, cuando la guía turística descubre las razones ocultas del interés de la oceanógrafa.


14 Dias 12 Noches 2

      Sutil en su evolución dramática, y coherente en la elaboración de los actos de Isabelle y Thuy Nguyen, la película compone un retrato cargado de episodios poéticos y nostálgicos, nunca tratados de manera artificial o exagerada. Esta contención genera una cierta sensación de frialdad, que rompe ocasionalmente el desborde gestual de Anne Dorval, o la angustia que presentan los rasgos de Leanna Chea, cuando esta se entera de la muerte de la hija que creía en un lugar lejano y ausente de privaciones.

      La delicadeza con que Jean-Phillippe Duval aborda los sucesos descritos por el guion hace que la movie sea visionada como una especie de pesadilla vaporosa, en la que no existen elementos demasiado conflictivos ni discordantes, siempre tratados con las tonalidades apagadas por las que apuesta el cineasta canadiense.

      Semejante esfuerzo por captar en primer plano el sufrimiento de Isabelle y Thuy Nguyen ayuda a potenciar las brillantes caracterizaciones de Anne Dorval y Leanna Chea, quienes se dejan llevar por la progresiva tristeza que atenaza la historia.

      Con este esquema argumental y artístico, llama la atención que Jean-Phillippe Duval acelere el desenlace de una manera un tanto estereotipada y forzada, carente del elemento introspectivo del que había hecho gala a lo largo de todo el metraje. Esto provoca que gran parte del dramatismo anterior pierda algo de contundencia, y que el guion muestre una ligera tendencia a contentar más a los espectadores en sentido colectivo, que a apaciguar el dolor individualizado que reclamaban las protagonistas desde el inicio del film.

Jesús Martín

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 19 Febrero 2021 23:23
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación