Minari ★★★★★

Marzo 09, 2021

Crítica de la película Minari

Pequeña y sutil joya sobre la familia.

      Una de las primeras grandes películas del año. Y por lo que venimos oyendo en los últimos tiempos, candidata a todos los premios posibles aunque en los Globos de Oro sólo ha sido nominada a película en lengua extranjera, lo que es irónico porque la película es norteamericana también, está rodada en territorio americano y tiene la mitad de sus diálogos, más o menos, en inglés. Pero, como siempre, los premios sorprenden por sus decisiones realmente insospechadas. De momento la película que llega ahora a nuestro país hace que apreciemos con mucha fuerza a un actor como Steven Yeun, quien ganase fama con The Walking Dead, y que aquí demuestra, una vez más, que la serie le infrautilizó. Eso sí, brillante como es, no es lo mejor de un reparto realmente maravilloso.

      Una familia coreana que vive en Arkansas, en una casa prefabricada, donde los padres trabajan como sexadores de pollos, y donde sus jóvenes hijos viven a caballo entre la cultura tradicional coreana y el país que les ha acogido. Empeñado en conseguir el sueño de convertirse en granjero y ganar dinero, el padre comienza una cruzada en sus terrenos, algo que puede cambiar el sino de la familia, aunque quizá no para bien, mientras la madre de la esposa se suma a la familia y se traslada desde Corea. El viaje es un relato semi autobiográfico del director y guionista, Lee Isaac Chung, quien relata así de cierta manera su infancia en los ochenta en la Norteamérica rural y la búsqueda del sueño americano.


Minari 2

      Chung consigue aquí su mejor película de largo, un proyecto pequeño y lleno de ternura por el mismo que lo eleva por encima del resto de sus películas, ahora que va a ponerse manos a la obra con la adaptación de Your Name, de Makoto Shinkai, ni más ni menos. La primera clave es el reparto, en el que sí, destacan Yeun, también productor de la película, y su esposa en la pantalla Ye-ri Han, personaje imprescindible para entender la dualidad en esta familia. Quizá el personaje más flojo sea el de la hija mayor, pero el joven Alan Kim es un pequeño portento, mientras que la abuela interpretada por Youn Yuh-jung es el alma de la historia y añade humor y vida al relato. Eso sí, lo de Will Patton es simplemente magistral.

      El director mueve perfectamente los hilos entre comedia y drama, sin exagerar el desarrollo de la historia. Todo es normal, sencillo, humano, sin estridencias ni aspavientos innecesarios. Todo está cuidado en extremo para no exagerar las emociones, las situaciones y a los personajes que las viven, exceptuando el personaje de Will Patton que merece una película para él solo. La historia nos mueve con delicadeza y auténtica emoción para descubrir el viaje de esta familia, que, como el minari del título, crece cerca del agua. Una pequeña joya que sirve como escuela de cine y escuela de la vida, que encierra más verdad en su interior que el 90% de estrenos que vemos en los cines habitualmente.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Viernes, 15 Octubre 2021 16:57
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión