Spiral: Saw ★

Mayo 18, 2021

Crítica de la película Spiral: Saw

Sólo para los que son muy fans de la saga.

Naranjazos Spiral Saw

Los naranjazos se confeccionan con las notas que facilitan los usuarios del grupo de Telegram Familia AccionCine

© diseño  
Recuento hecho en el grupo de Telegram Familia AccionCine por Rafa

      E incluso ellos pueden encontrar difícil apreciar lo que ofrece la nueva película de la franquicia, la novena ya, que parecía querer revolucionar el invento con el reparto posiblemente más conocido de la saga hasta la fecha, incluyendo nombres como Chris Rock, Max Minghella o Samuel L. Jackson, y con una premisa que no sólo pretendía alejarse de Jigsaw y compañía, dejando al fin a Tobin Bell, el actor que encarnó al personaje de John Kramer, descansar del papel, sino que además intentaba hablar de temas de enorme actualidad a través del entretenimiento. En este caso la corrupción del poder, de la policía, y el abuso del mismo ante los ciudadanos, además de la necesidad de voces que se opongan a ese abuso de autoridad. Falla terriblemente.

      La historia nos traslada a una ciudad nuevamente sin nombre (Metro PD, o lo que viene siendo Departamento de Policía Metropolitana), pero que viene a ser donde todos los policías torpes del cine acaban currando, viendo los resultados. Un cadáver muerto con una trampa similar a las empleadas por Jigsaw (algo que deducen porque… bueno, porque lo pone en el guión), da comienzo a un juego del gato y el ratón en el que el objetivo en esta ocasión son policías corruptos, y en el que Jigsaw da paso a un imitador que pondrá contra las cuerdas a la policía. Todo ello salpicado con algunos de los peores diálogos que se pueden escuchar y con el mayor número de clichés por metro cuadrado del año.


Spiral 2

      Desde la ola de calor y crímenes a frases como “Jigsaw no atacaba policías” la situación empieza a derivar hacia el chiste inintencionado. Que el director de cuatro entregas de la franquicia, Darren Lynn Bousman, permita que un personaje diga algo así, cuando ya en la segunda entrega (dirigida por él), el objetivo central era un policía, por poner sólo un ejemplo (piensen en Dina Meyer y Danny Glover), hace pensar que los guionistas ni se han molestado en investigar un poco la propia saga, y eso que es la segunda película que escriben de la misma. Son ejemplos para que entiendan el despropósito de un guión previsible (el giro se ve venir una hora antes de que suceda), menos explícita que en otras ocasiones y con personajes terribles.

      Los actores no aportan mucho, y curiosamente es Max Minghella el que más partido saca al suyo, mientras que Chris Rock está muy pasado de vueltas, y Samuel L. Jackson no aporta prácticamente nada. Visualmente recuerda a Resurrección, aquella copia de Seven con Christopher Lambert, lo que quiere decir que desearía ser la película de Fincher, pero queda en un subproducto casi televisivo, con una imagen sobreexpuesta y un tono amarillento que no funciona. Si al menos no se tomase nada en serio, si fuese un poco más gamberra o si se tomase realmente en serio el tema de fondo que trata, podríamos rascar algo. Pero no lo hace. Se convierte en una excusa y una explotación (si quieren ver algo bueno con ese tema, vean Shorta en breve), y el resultado es un desastre a todos los niveles y una película francamente floja.

                                                      Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Lunes, 07 Junio 2021 09:06
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión