Un lugar tranquilo 2 ★★★★½

Junio 02, 2021

Crítica de la película Un lugar tranquilo 2

Tan inteligente, sugestiva e intrigante como la primera. Secuela modélica.

      Krasinski ha conseguido algo que no era nada fácil: hacer que la segunda entrega de una película que tenía todas las cualidades de película única, de asunto irrepetible e improrrogable, consiga salir adelante en un segundo largometraje sin caer en la trampa de limitarse a la sobrexplotación oportunista, al más de lo mismo.

      Para ello, Krasinski esquiva todas las trampas de las secuelas y hace valer la excepción de la regla que afirma que nunca segundas partes fueron buenas. Al contrario: ésta segunda parte es tan buena, y además resulta incluso complementaria, y hasta necesaria para la primera película. El arco queda aquí más completo, tanto en lo referido a personajes como a temas, aunque inicialmente pudiéramos pensar que todo lo que había que contar estaba ya contado en la primera entrega.

      Un lugar tranquilo 2 explora de cuidadosamente y dando al espectador la información imprescindible, sin regodearse en la misma, sobre algunos asuntos. Es inteligente en la manera en que usa del flashback para incorporar el mejor aporte a esta segunda parte, que es el personaje de Cillian Murphy, al que el guión somete a un sencillo pero sólido conflicto y arco de desarrollo en torno al tema de la desconfianza y la depresión de la derrota que crea la pérdida.


Un Lugar Tranquilo 2 2

      Bien esgrimida como elemento de continuidad temática, la pérdida ejerce como puente que se tiende entre esta nueva incorporación y el conflicto que afrontaban los personajes en la película anterior. En lo referido a planteamiento de un nuevo tema que complemente la superación de la pérdida, el dolor y el miedo de la película anterior, que aquí sigue apareciendo expresada a través de significativos planos muy bien pensados por el director, como el premonitorio e inquietante de la cruz que marca el lugar de la caída de la víctima que señaló las vidas de todos los personajes en la primera entrega, sale a la luz en Un lugar tranquilo 2 el concepto del legado: los jóvenes deben hacerse responsables y recoger la antorcha de sus mayores, y así, tirando de la estructura argumental, la primera y la segunda película se funden en un arco completo sobre la madurez ante la adversidad, confirmando el protagonismo de la hija y su hermano por encima del de los adultos.

      Cabe así la posibilidad, muy interesante, de ver ambas películas como original y secuela, aunque por su manera de desarrollarse bien podemos estar ante una propuesta de visionado en dos partes de una misma historia cuyas dos piezas, Un lugar tranquilo y Un lugar tranquilo 2, se retroalimentan.

      En lo referido a lenguaje fílmico, Krasinski utilizó como herramienta de la primera película la alternancia de sonido y silencio en la primera parte y la luz y el color en la segunda, mientras que en esta segunda película se ha inclinado por el montaje. No es casualidad que desde el punto de vista de construcción, Un lugar tranquilo 2 tenga su epicentro vertebrador de todo su discurso narrativo en esa secuencia de montaje paralelo a tres bandas que es todo un reto del que consigue salir adelante y hacia arriba, sin decaer en ritmo ni en contenido.

                                                  Miguel Juan Payán

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Jueves, 03 Junio 2021 00:47
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática