En un lugar salvaje ★★★

Junio 08, 2021

Crítica de la película En un lugar salvaje

Robin Wright nos guía a través de este viaje emocional.

      Un drama humano de redescubrimiento dirigido por la misma Robin Wright que mezcla excesos de melodrama, su mayor debilidad, con momentos de una madurez narrativa exquisitos, que es donde brilla realmente esta historia. Es el debut como directora de cine de Wright, quien ya había debutado detrás de las cámaras en la serie House of Cards, donde rodó diez episodios de la misma como director, y en el cortometraje The Dark of Night. Su primera película mezcla momentos de gran contención, de enorme belleza, con otros momentos no tan brillantes que apuestan por ese melodrama que antes mencionábamos. La temática se presta a ello y es una lástima que no se controle más y sepa ser más sutil. Pero el resultado sigue siendo más que apreciable.

      Afligida por una tragedia familiar, una mujer decide marcharse a vivir en una cabaña en el bosque en Wyoming, un lugar alejado de todo el mundo y de cualquier contacto con la realidad, donde intentar curar sus heridas y decidir su destino. Allí, pese al aislamiento, conocerá a un cazador que la ayudará a sobrevivir en la naturaleza, algo que es mucho más complejo de lo que esperaba. Un viaje sobre el dolor, la pérdida, la soledad y la sanación propia a través de la depresión y la tragedia. Una película que tenía un enorme potencial y queda en algo más simple, por desgracia, pero totalmente válida en realidad. La película además juega con varios elementos realmente distintivos.

En Un Lugar Salvaje 2

 

      Además cuenta con su protagonista, Robin Wright, que sale en casi cada plano de la película. Y cuando gran parte de la trama nos la muestra en solitario, en su aislamiento decidido, en su cabaña en mitad del bosque. Wright es una actriz maravillosa y enorme, a la que no valoramos lo suficiente, creo. No sólo lo demuestra, sino que además se convierte en uno de los principales valores para ver la película. Nunca está de más, y su interacción con Demián Bichir o con Kim Dickens es más que disfrutable. En el caso de Dickens es una lástima porque apetece que la actriz aparezca más en la película y de la sensación de que su personaje podía haber aportado mucho más.

    Wright emplea un aspect ratio de 1.66:1, que recuerda a la televisión de hace bastantes años, y que sirve para enclaustrar al personaje, encarcelado en mitad de ese enorme bosque. Podemos apreciar la enormidad, la belleza del paisaje, pero también lo cerrado que se encuentra, la cárcel en la que se ha encerrado a sí misma. La película aprovecha eso, su paisaje, sus actores, sus pequeños momentos (especialmente la relación entre Bichir y Wright, que rehúye tópicos). Pero también cae en la ñoñería más evidente, como esos flashbacks y esas visiones del pasado. Ese es su mayor pecado, con momentos tan excesivos y forzados que consiguen que desconectemos. La película apenas dura 89 minutos y no deja tiempo ni a darte cuenta que la película ha terminado. Buena propuesta, pero no redonda.

                                                Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión