Escape Room: Mueres por salir ★★

Agosto 10, 2021

Crítica de la película Escape Room: Mueres por salir

Muy inferior a la primera entrega.

      Una primera entrega que se encontraba a caballo entre una versión de andar por casa de Cube y los juegos tortuosos de Saw, con un grupo de personas obligadas a escapar de una serie de Escape rooms a cada cual más retorcida que en la anterior donde no conseguir descubrir cómo seguir adelante, significaba la muerte, lo que iba reduciendo el grupo de personajes según avanzaba la historia. Pero el diseño de las trampas, el carisma de varios miembros importantes del reparto, un guión ágil y certero… todo eso hizo de Escape Room una agradable sorpresa. No iba a convertirse en la película de terror del año pero sí que nos agradó a la mayoría y gracias a su discreto presupuesto y muy buena acogida, se ganó una secuela. Algo que ya prometía el final abierto.

      La secuela da comienzo con  los personajes que ya conocemos, interpretados por Taylor Russell y Logan Miller. Ninguno ha superado lo sucedido en su pasado, pero no han podido desenmascarar a Minos, la empresa encargada de sus desgracias, que había borrado todo rastro de su existencia. Pero ahora una nueva pista, una oportunidad de acabar con aquellos que casi consiguieron matarles, les lleva a Nueva York y a comenzar un viaje con un nuevo grupo de personas, todos ellos supervivientes de previas partidas, cada uno por un motivo distinto y con un trasfondo distinto. Otra cosa es que la película aproveche ese trasfondo, algo que no hace por lo que los personajes son sólo anécdotas.

Escape Room 22

      No es precisamente que Taylor Russell y Logan Miller sean candidatos al Oscar próximamente por esta película, pero el joven actor es bastante mejor que su contrapartida femenina, del mismo modo que Holland Roden es la mejor actriz del reparto de calle. Pero poco de eso importa porque la película no aprovecha a nadie y el recuerdo de nombres como Tyler Labine o Deborah Ann Woll es demasiado poderoso en esta secuela. Una secuela que da la sensación de contarnos de nuevo lo mismo, sin apenas cambios, más allá de un giro de guión que llega demasiado tarde. Pero su ritmo incesante hace que sea muy difícil aburrirse en sus apenas 88 minutos. Cuando quieres darte cuenta, el final está ante tus ojos.

      La dirección es cumplidora, pero no aporta mucho, por no decir que no aporta nada, especial o distinto a lo visto en la anterior película. Una película mucho mejor armada y construida que ésta, cuyo guión casi inexistente tiene momentos tan tramposos como la lluvia ácida, que además destroza el mismo tráiler de la película. Es un instante en el que te das cuenta de lo apresurado y sin rumbo que es todo en esta historia y de lo vacío que es el film. Sirve quizá para pasar una tarde de verano lejos del calor de la calle, pero nada más. Es muy inferior a su primera entrega (que era una buena propuesta, nada más) y eso la convierte en un chasco y en una mediocre propuesta.

                                            Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

©accioncine

Logo Accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler
.

Modificado por última vez en Viernes, 13 Agosto 2021 09:50
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión